Bolivia empata ante Irak en un duelo sin profundidad ni emociones

EFE

La selección de Bolivia, comandada por el venezolano César Farías, cosechó ayer su segundo empate en tierras árabes al igualar sin goles con Irak, en un partido sin emociones, con pocas ocasiones de gol y carencia de profundidad.

El estadio Khalid bin Mohammad de la ciudad de Sarjah, en los Emiratos Árabes Unidos, acogió este amistoso entre Irak y Bolivia.

Durante la primera parte se evidenció a la selección asiática más decidida a buscar el arco contrario, aunque su defecto mayor fue su ineficacia, mientras que Bolivia apeló a mostrarse ordenada tácticamente apostando al dominio de sector medio del campo.

Inicialmente, ambas selecciones destinaron gran parte de los primeros minutos del partido a afianzar su posición dentro de la cancha, con una disputa equilibrada en el medio del terreno.

En el minuto 16 los asiáticos tuvieron una clara ocasión de abrir el marcador tras un golpe de cabeza que estuvo a punto de vencer al meta boliviano Guillermo Viscarra, de no ser por la oposición del defensa Oscar Ribera en plena línea de meta.

Otra ocasión de anotar para Irak, dirigida por el seleccionador Basels Groges, llegó cuatro minutos después del primer aviso con un cabezazo en solitario de Mohanad Karrar, tras un centro de Human Farej, que salió apenas desviado cuando el portero del equipo sudamericano estaba prácticamente vencido.

Después de esto, Bolivia buscó generar ocasiones de riesgo sobre el arco rival, sin embargo sus llegadas carecieron de la profundidad suficiente como para inquietar a su oponente.

En el minuto 30 nuevamente Karrar alertó a los bolivianos gracias a una jugada individual que terminó con un remate por encima de la portería de Viscarra y ocho minutos después un recurso similar de Bashar Resan tuvo igual destino.

En la segunda mitad del partido se concentró en la disputa por el dominio del centro del campo y con una selección de Bolivia que buscó infructuosamente, por medio de algunos pases largos, encontrar en ventaja a alguno de sus delanteros.

Los estrategas de ambas selecciones ejecutaron seis cambios que poco incidieron en el resultado final del partido.

A segundos del final, Irak consiguió anotar un gol que no subió al marcador por considerar que el delantero asiático anotó en posición adelantada en fuera de juego.

Con el marcador final, el equipo de Farías cosechó su segundo empate 0-0, que se sumó al alcanzado la anterior semana ante Emiratos Árabes en Dubái.