Bolivia firma acuerdos para vender su gas natural a cinco estados de Brasil

ABI

El Gobierno boliviano firmó ayer tres acuerdos con empresas privadas de Brasil para asegurar la venta de gas natural a cinco estados de ese país y para la conformación de sociedades en proyectos termoeléctricos y de instalación y comercialización del hidrocarburo en regiones brasileñas.

La firma de estos acuerdos se efectuó en la sede de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en la ciudad oriental de Santa Cruz, con la asistencia del presidente de Bolivia, Evo Morales; el titular de la petrolera boliviana, y representantes de las firmas brasileñas GP Camacari, MSGÁS y Hinove Agrociencia.

El ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, mencionó que la «gran expectativa» con estos acuerdos es vender alrededor de 10 millones de metros cúbicos adicionales de gas natural al mercado brasileño.

Matto Grosso do Sul, Matto Grosso, Catarina, Paraná y Río Grande do Sul son los cinco estados brasileños señalados por Sánchez como receptores del gas boliviano «paralelos» al contrato aún vigente con la estatal de ese país, Petrobras.

Bolivia actualmente exporta alrededor de 30 millones de metros cúbicos de gas natural a Brasil, principalmente al mercado de Sao Paulo, y busca revalidar el contrato que fenece en 2019.

El primer acuerdo, suscrito con la empresa GP Camacari, establece la venta de 1,2 millones de metros cúbicos de gas natural boliviano, con la posibilidad de ampliar el volumen a 2,5 millones, por 25 años a partir de 2025, según se señaló durante la firma del documento.

El ministro boliviano añadió que la empresa estatal de Bolivia será, al mismo tiempo, socia en la construcción de una termoeléctrica en Corumbá y que con ello YPFB «se va a internacionalizar».

Un segundo acuerdo con MSGÁS, la décima en importancia en Brasil, establece que YPFB podrá «comercializar y distribuir el gas en Mato Grosso do Sul», señaló Sánchez.

Finalmente, el trato firmado con la empresa Hinove Agrociencia fija la venta inicial de 100.000 toneladas de urea excedente que podrán incrementarse hasta 1,1 millones en los próximos ocho años.

El presidente Morales destacó que esta alianza entre el Estado boliviano y el sector privado brasileño «garantiza nuevos mercados en Brasil, nuevos mercados para Bolivia».

El mandatario boliviano anunció que en los siguientes días habrá «novedades en temas de exploración» que podrían incidir en el incremento de las actuales reservas del país.

En agosto pasado, la firma canadiense Sproule International Limited certificó que Bolivia cuenta con 10,7 trillones de pies cúbicos (TCF) de reservas probadas de gas natural que se calcula tengan una duración de 14,7 años.

A su turno, el presidente de MSGÁS, Robert Espíndola, aseguró que la negociación entre las empresas brasileñas y el Estado boliviano «está muy bien conducida» y hará posible el crecimiento mutuo.

Entre otros proyectos señalados por las autoridades bolivianas están la construcción de una planta de PNK, un fertilizante hecho a base de nitrógeno, fósforo y potasio que se proyecta construir en la frontera con Brasil.

También están en curso las tratativas para la venta de cloruro de potasio que se produce en el salar de Uyuni, en el suroeste boliviano.