Bolivia perfila plan de 50 años para nuevas excavaciones en Tiahuanaco

Las autoridades bolivianas perfilan un plan de 50 años para hacer excavaciones en la ciudadela prehispánica de Tiahuanaco, tras los resultados arrojados por el proyecto de conservación impulsado por la Unesco que permitió conocer la superficie total del sitio, informó una fuente oficial.

Con los últimos datos obtenidos, el Centro de Investigaciones Arqueológicas, Antropológicas y Administración de Tiahuanaco (CIAAAT) traza una planificación que establece una excavación del área para unos 50 años, indicó el director de esa entidad, Julio Condori, según un comunicado del Ministerio de Culturas y Turismo.

Inicialmente se efectuarán excavaciones de arqueología preventiva para obtener nuevos datos de validación del hallazgo y después se tiene que planificar para 50 años las excavaciones del área, indicó Condori, citado en el comunicado de prensa.

“Se harán sondeos de excavación en el área suroeste y norte, con el objetivo de confirmar o deslegitimar los datos obtenidos”, manifestó el funcionario y anunció que también se elaboraran políticas de protección e investigación.

Tiahuanaco, situada a unos 71 kilómetros de La Paz, fue la capital del antiguo imperio prehispánico del mismo nombre y del que hoy quedan imponentes monumentos líticos como el templo de Kalasasaya, el Templete Semisubterráneo, esculturas de sus jerarcas, la Puerta del Sol y restos de palacios militares y civiles.

Según algunos investigadores bolivianos, Tiahuanaco nació como una aldea hacia 1580 a.C. y creció hasta ser un estado imperial en el 724 d.C., aunque declinó cerca del 1187 de nuestra era.

El sitio, inscrito en la lista del Patrimonio Mundial desde el año 2000, tiene gran significado espiritual para el mundo andino.

El proyecto Preservación y Conservación de Tiahuanaco y la Pirámide de Akapana, a cargo del arqueólogo español José Ignacio Gallegos, permitió elaborar un mapa topográfico del lugar después de tres años de investigaciones.

Los resultados finales, presentados a principios de mes en La Paz, señalaron que el sitio arqueológico engloba unas 758 hectáreas.

Para estos descubrimientos el programa contó con un equipo de teledetección de drones y satélites que grabaron la superficie, así como una serie de cámaras especializadas para revelar lo que se escondía debajo de la tierra.

El proyecto fue financiado por los Fondos Fiduciarios Japoneses para la preservación del Patrimonio Mundial Cultural y fue ejecutado por la Unesco, el ministerio boliviano de Culturas, el CIAAAT, el municipio de Tiahuanaco y las 23 comunidades indígenas del lugar.

Mediante el proyecto, se pudo detectar, entre otros, que existe una plaza subterránea y hasta dos plataformas de lo que se considera una pirámide, indica el comunicado del Ministerio de Culturas.

Condori consideró que los nuevos hallazgos suponen retos para la comunidad científica y también implican la redefinición de las políticas de protección y conservación del sitio, para lo cual será necesaria la participación activa de las autoridades nacionales, el municipio y las comunidades.