Bolivia pone en marcha la producción industrial de cloruro de potasio

El Gobierno boliviano puso ayer en marcha una industria de cloruro de potasio en una planta construida en la región andina de Potosí, con una inversión de 188,1 millones de dólares y una capacidad de producción de 350.000 toneladas anuales.

La planta, situada en la localidad de Llipi, cerca del salar de Uyuni, fue inaugurada en un acto al que asistieron el presidente boliviano, Evo Morales; el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, y varios ministros, políticos oficialistas y dirigentes sindicales afines al Gobierno.

En su discurso, Morales detalló que en 2015 se firmó el contrato con la empresa china Camc Engineering para la construcción, equipamiento y puesta en marcha del complejo industrial, cuyo montaje tomó tres años.

El Estado boliviano invirtió en este proyecto 188,1 millones de dólares provenientes de las reservas internacionales del país y que se recuperarán en unos cinco años, explicó el gobernante.

La planta tiene una capacidad de producción anual de 350.000 toneladas de cloruro de potasio, un “nutriente primario” que resulta fundamental en la industria agrícola, según Morales.

“Esta planta es cien por ciento de los bolivianos, no es de ningún extranjero; es un verdadero orgullo”, agregó.

La puesta en marcha de esta industria se llevó a cabo por fases, comenzando con la investigación para determinar el procesamiento para tratar la salmuera, según información oficial.

En una siguiente fase se inició la producción a menor escala en plantas piloto para corroborar y optimizar el funcionamiento de estos procesos y dar paso a la etapa industrial iniciada ayer.

Morales puntualizó que ya se superaron las plantas piloto y después de la actual vienen otras de hidróxido de litio, de cátodos y después la de baterías de litio, con lo que se ingresará plenamente en la etapa de la industrialización.

El cloruro de potasio que producirá la planta favorecerá la industria agrícola, pues aumentará el rendimiento de los cultivos, mejorará los frutos y generará resistencia a las enfermedades.

La nueva planta de cloruro de potasio forma parte del proyecto de industrialización del litio boliviano en el salar de Uyuni, donde están las mayores reservas mundiales del mineral.

Ese salar, que es también uno de los principales atractivos turísticos bolivianos, es el fondo disecado de un antiguo mar que se extiende en unos 10.000 kilómetros cuadrados en Potosí, a unos 3.600 metros de altitud.

Por su parte, el ministro de Energías, Rafael Alarcón, calificó la planta de una “megaobra” que se alza en medio del Salar de Uyuni, que costó mucho esfuerzo.

El viceministro de Altas Tecnologías Energéticas, Luis Alberto Echazú, manifestó que “esta industria es el pilar de la economía del presente de mediano plazo que dará divisas, trabajo y tecnología de punta”.

La primera fase de la industrialización de litio en Bolivia comenzó en 2012, con el desarrollo del proceso tecnológico y la producción de plantas pilotos de fertilizantes.

La segunda fase se inició en 2015 con la construcción de las plantas industriales de cloruro de potasio y carbonato de litio para exportación, que ya exponen sus resultados.

La tercera fase es la producción de baterías de litio con la alianza de ACI Systems, socio estratégico con el que recientemente se firmó una minuta de constitución de la sociedad.

El pasado viernes, la estatal Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB) y la alemana ACI Systems firmaron un acuerdo para formar una empresa mixta dedicada a la explotación e industrialización de este mineral en el salar de Uyuni.

YLB aportará el 51 % y ACI Systems el 49 % de la sociedad conjunta que se espera que quede constituida formalmente a partir de finales de este año.