Bolivia potencia su salida al Atlántico con varios puertos internacionales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, entregó ayer las certificaciones de tres puertos internacionales en la hidrovía Paraguay-Paraná, en lo que calificó como “un día histórico” en la apuesta de su país por potenciar una salida hacia el océano Atlántico.

Los puertos Aguirre, Gravetal y Jennefer recibieron su acreditación como terminales de categoría internacional, lo que los sitúa al mismo nivel que otros de esta vía fluvial compartida por Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay, destacó Evo Morales.

El mandatario presidió el acto de entrega en Puerto Jennefer, en la cabecera de la hidrovía en el canal Tamengo que discurre en la frontera entre Bolivia y Brasil, acompañado de autoridades portuarias, mandos de la Armada boliviana y empresarios.

El presidente dio el pitido en un barco para anunciar su salida de un puerto ya reconocido como internacional.

El salto de categoría de puertos mayores a internacionales les hará “ser vistos a nivel mundial como puertos emergentes y eficaces en la cadena logística de exportación”, aseguró Morales.

El presidente advirtió de que buena parte de la carga del oriente de Bolivia, donde están estas terminales privadas, ahora tiene su salida al mar por el Pacífico en Chile, pero al potenciarse la hidrovía hacia el Atlántico este comercio exterior se verá beneficiado con menores costes.

“Son ya puertos soberanos para acceder al océano Atlántico”, sentenció.

Morales subrayó que Bolivia está enclaustrada “momentáneamente”, lo que obliga a buscar “nuevas alternativas”, entre las que destacó que la próxima será Puerto Busch, un puesto de la Armada boliviana situado más al sur en el río Paraguay y que Bolivia quiere convertir en una de sus principales terminales de carga en la hidrovía.

El Gobierno boliviano planteó potenciar esta salida al Atlántico y también el acceso al Pacífico por el puerto peruano de Ilo, donde tiene un uso preferencial, tras la sentencia adversa de la corte de La Haya en su demanda ante Chile de un acceso soberano al mar.

La Corte Internacional de Justicia determinó el pasado 1 de octubre que Chile no está obligado legalmente a negociar sobre ese acceso al Pacífico, que Bolivia perdió en una guerra con su vecino en 1879.

El gerente de puerto Aguirre, Joaquín Aguirre, apuntó por su parte que está opción hacia el Atlántico “de alguna manera nos saca del enclaustramiento”, abaratando costes de transporte y dando mayores oportunidades de desarrollo a la economía boliviana.

El movimiento de carga boliviana por la hidrovía alcanzó de enero a julio de este año un millón de toneladas, un 11 % más comparado con el mismo periodo del ejercicio anterior, según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

La soya es el principal producto que Bolivia exporta por la hidrovía, mientras que el diésel y la gasolina suponen las principales importaciones, de acuerdo con esta entidad privada.