Bolivia quiere a Chile en proyecto de tren bioceánico

El ministro de Obras Públicas, Milton Claros, informó ayer que su homólogo de Paraguay, Ramón Jiménez, expuso las propiedades, bondades y beneficios de un proyectado tren bioceánico en un foro reciente realizado en Chile.

Bolivia abre el estratégico tren bioceánico a Chile, país que se enteró de manos de Paraguay de los beneficios del megaproyecto la semana pasada, dijo el titular.

Los socios regionales de este proyecto, que busca unir a puertos en Ilo (Perú) y Santos (Brasil) a través de territorio boliviano, son precisamente Bolivia, Brasil, Paraguay, Perú y Uruguay, los cuales reafirmaron en mayo pasado su respaldo pleno.

Igualmente, según Claros, se espera un pronunciamiento de Argentina, aun cuando ya se firmó un memorando de entendimiento con la Gobernación de Jujuy, norte de ese país, que emprende planes ferroviarios en su territorio.

Este proyecto no es excluyente porque si vemos la conexión que tenemos vía férrea en este momento, Bolivia se conecta con Chile y esto lo podríamos aprovechar, acotó.

“Obviamente las puertas están abiertas”, remarcó el titular de la cartera que lidera las gestiones para concretar el Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración.

Para ese efecto, Chile, que alienta el plan, instaló el Foro Latinoamericano de Infraestructura desarrollado en Santiago, los días 26 y 27 de junio.

Según Claros, el tren bioceánico “llama la atención de Chile” porque “es un tema que va más allá” de lo planteado por Bolivia y es de interés regional.

El proyecto beneficiará a seis de las 12 naciones sudamericanas, permitirá su conexión con los puertos y facilitará las exportaciones al continente asiático.

Según estimados, esta obra considerada como el Canal de Panamá del siglo XXI, demandará una inversión de 10 mil millones de dólares.