“Boutiques” o “nano” industrias

Wilber Cabrera

Varias compañías consideran que a poco tiempo del emprendimiento deben dar frutos, ganancias, no efectúan esfuerzos suficientes mediante la aplicación de intangibles, de lograr eficiencia en el desempeño y especialización de los trabajadores.

En Bolivia se han conformado numerosas microempresas, que, de acuerdo a calificación de expertos, serian “las nano” industrias con tendencia global.

El principal obstáculo que aún no pueden salvar es la forma de distribuir sus productos para acceder a mercados importantes del área continental, lo mejor sería que logren alianzas con las empresas que ya tienen mercados seguros donde hace falta mayor cantidad de productos variables.

Lo grave es que el régimen impositivo, socaba los cimientos débiles de la conformación de microempresas, empresas medianas, a poco tiempo de su conformación.

El gobierno debería garantizar apoyo a esos emprendimientos logrando mercados en países cercanos al nuestro, otorgándoles por lo menos durante los cinco primeros años, amnistía tributaria, a fin de que las garantías les permitan un alivio y otorguen fuentes de trabajo a cientos de desocupados.

Un Estado que a través de los impuestos mata los emprendimientos, es un Estado que a poco tiempo ingresa en caos, por el desempleo, el costo elevado de los artículos de primera necesidad y por tanto la aparición en mayor escala de la prostitución, trata de personas, delincuencia organizada y corrupción en todos los estratos.

Las boutiques globales, son para Bolivia, una esperanza para que muchos jóvenes puedan acceder a una economía estable, productiva, garantizada, de cuyo rendimiento sea posible la participación de otros sectores que viabilicen progreso y por consiguiente mejor estándar de vida.