Brasil aboga en Bolivia por el diálogo para superar “impases” en la Unasur

El Gobierno brasileño abogó ayer en Bolivia por impulsar un diálogo dentro de la Unasur para superar los “impases políticos” que impiden su funcionamiento y volver “más eficiente” la estructura administrativa de la organización.

La actual situación de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) fue abordada por los cancilleres de Bolivia, Fernando Huanacuni, y de Brasil, Aloysio Nunes Ferreira, en una reunión que sostuvieron en La Paz.

“Tenemos que buscar dialogar dentro de la Unasur de modo de superar los impases políticos que están impidiendo, trabando su funcionamiento, de modo de mantener esa organización, dinamizarla, dirigirla de manera más precisa a temas prácticos, pragmáticos, que interesan en la vida de nuestros pueblos”, dijo Nunes a los medios.

El canciller abogó también por “separar las divergencias ideológicas que tienen otros terrenos para ser expresadas”, además de “reformar” la estructura administrativa de la entidad y “volverla más eficiente”.

El ministro brasileño ratificó que su país está “apegado a la existencia de la Unasur”, al considerarlo el “terreno adecuado” para temas como salud, integración física, el combate a los crímenes trasnacionales o la seguridad de fronteras.

Según Nunes, estas ideas son compartidas por otros cancilleres de América del Sur.

Al respecto, consideró que la presencia de Bolivia en la presidencia pro tempore de la Unasur será “un factor de superación” de los problemas que ha tenido el bloque y expresó su confianza en que se le podrá “dar un nuevo inicio” a partir de la reunión convocada en Montevideo en septiembre próximo.

La Unasur tiene su sede en Ecuador y está virtualmente paralizada desde enero de 2017, cuando el expresidente colombiano Ernesto Samper dejó la Secretaría General del organismo.

Desde entonces, los países miembros no han logrado el consenso que establecen las normas del organismo para designar a un nuevo secretario general.

Frente a esa situación, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú suspendieron en abril pasado su participación en el organismo y pidieron una reflexión sobre sus “objetivos, estructura y métodos de trabajo, incluido su mecanismo de toma de decisiones”.

La semana pasada, el Gobierno de Colombia anunció su salida de la Unasur, una decisión que el nuevo presidente del país, Iván Duque, ya había anticipado porque considera que el organismo es “cómplice de la dictadura venezolana”.

Nunes llegó a La Paz para repasar con Huanacuni la agenda bilateral y también dialogaron sobre los mecanismos de integración regional, como la Unasur.

Tras la reunión, los ministros de Exteriores intercambiaron las máximas condecoraciones que confieren sus países e hicieron una declaración conjunta a los medios.

Entre los asuntos abordados en el encuentro, los cancilleres destacaron el tren bioceánico que unirá el puerto brasileño de Santos con el peruano de Ilo atravesando territorio boliviano, así como la integración energética, las migraciones y las acciones conjuntas para combatir delitos trasnacionales como el narcotráfico.

Durante el acto de condecoración, Huanacuni resaltó que, a pesar de las diferencias políticas entre ambos gobiernos, las relaciones bilaterales atraviesan “un buen momento” y se cuenta con una agenda cada vez más amplia.