Calidad de las estadísticas

La manipulación de la información y el mal uso de las estadísticas han hecho que más de un investigador afirme que las medias verdades, las mentiras y las estadísticas son lo mismo. Los defensores de los estudios serios explican que lo que hay son informadores mentirosos y estadísticos embaucadores. Lo cierto es que la gente desconfía de las estadísticas, y ya no cree en la cita de que “los números no mienten”, especialmente cuando provienen de organismos oficiales que han perdido toda credibilidad.

El ciudadano ha sido engañado con información de aparente certeza, manipulada ya sea por publicistas, informadores, políticos, o autoridades que utilizan los datos maleablemente. Por ello es que la gente recibe alguna información con beneficio de inventario, ya que un mismo dato puede ser difundido con un enfoque distinto y hasta con una valoración contradictoria, según la lente desde la que se mire.

Está en debate en estos momentos los indicadores sobre el crecimiento del país, que fueron anticipados por el gobierno sobre la base de proyecciones del INE, del Ministerio de Economía y del Banco Central. Según esas estimaciones el Producto Interno Bruto (PIB) de este año será superior al 4.5%, de manera que se anunció con mucha anticipación el pago del segundo aguinaldo a los trabajadores.

Esta versión encontró la oposición el sector económico privado que pone en duda las cifras del crecimiento, hecho que generó la reacción de autoridades del gobierno que descalificaron y atacaron a los empresarios.

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) lamentó que el Ministerio de Economía pretenda utilizar el análisis de la Cepal sobre el estado de la economía Latinoamericana como argumento para descalificar el reclamo del sector privado sobre la precisión de las cifras que publica el INE y el pago del segundo aguinaldo.

“Nos preocupa la superficialidad y la falta de prudencia con que se maneja el tema del crecimiento, desde el Ministerio de Economía, y sobre todo nos llama la atención que un tema que merece análisis más serios se lo use solamente como argumento para responder a los sectores empresariales”, señala la CEPB en un comunicado.

Tras conocerse que la Cepal modificó su inicial previsión de crecimiento del PIB boliviano de 4% a 4,3% para 2018, el Ministro de Economía comentó que “mientras algunos empresarios cuestionan los datos, los organismos especializados internacionales los resaltan”. La CEPB aclaró que los organismos internacionales que hacen proyecciones de crecimiento (Banco Mundial, FMI y Cepal) utilizan las cifras oficiales que les proporcionan los gobiernos y no hacen sus propias encuestas, estudios ni mediciones dentro de los países.