Cardenal dice que tiene que buscar la unidad de bolivianos, sin política ni partidismos

APG

El cardenal Toribio Ticona dijo ayer que tiene que buscar la unidad de los bolivianos sin hacer política ni partidismo en respuesta a insistentes preguntas de los periodistas que indagaron su posición sobre los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016 (21F).

“Yo soy cardenal de todo Bolivia no puedo decir apoyo a uno o a otro, en vista de que si yo apoyo a uno o a otro estaría dividiendo a todos los bolivianos, tengo que buscar la unidad de los bolivianos y trabajar juntos de una forma mancomunada por el desarrollo y progreso de la patria (…), yo verdad no quisiera caer en política más que política en partidismo”, respondió a los periodistas.

La semana pasada, monseñor Jesús Juárez dijo que se debe aceptar los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016, en el que la población rechazó modificar la Constitución para la repostulación de autoridades electas.

Ticona dijo que como cardenal no puede pronunciarse sobre ese referendo porque el papa Francisco lo consagró para unir al país y afirmó que respeta los ideales de monseñor Juárez.

“Dentro de la entidad de cada persona se debe respetar, pero el respeto no solo a un lado sino ambos lados. Yo soy Cardenal del Bolivia, ni al uno ni al otro, veremos dentro de la democracia que se solucione, más bien al contrario ojalá tengan un diálogo, puedan arreglar”, exhortó.

“Enormes coincidencias”

Según el presidente Evo Morales existen “enormes coincidencias” de su Gobierno con la Iglesia católica en el país y anunció que asignará un representante del Ejecutivo ante la Conferencia Episcopal Boliviana para avanzar en cuestiones de interés mutuo.

“Existe una enorme coincidencia entre la Iglesia y el Estado. Todos nos preocupamos por los más abandonados, los más pobres, es una propuesta y hay que seguir a base de trabajo”, aseveró Morales tras reunirse con miembros de la Conferencia Episcopal Boliviana.

Al encuentro en el Palacio de Gobierno en La Paz asistieron miembros del Gobierno boliviano y de la Conferencia Episcopal, como el recientemente nombrado cardenal Toribio Ticona.

El presidente anunció a los medios que propondrá un delegado “para que pueda coordinar permanentemente el trabajo con la Iglesia católica”, con el fin de lograr un trabajo conjunto de forma permanente en materias como posibles acuerdos en educación.

Además, Morales recordó la pretensión del Gobierno de organizar un gran evento latinoamericano de la Iglesia católica en Bolivia, para tratar temas como la migración, que el propio presidente planteó al papa Francisco a comienzos de mes en El Vaticano.

“Informé a la Conferencia y hay acuerdo para trabajar desde Bolivia en un gran encuentro de la Iglesia latinoamericana para aportar a los Estados el pensamiento de la Iglesia que el Estado Plurinacional -de Bolivia- había lanzado”, comentó.

El nombramiento en mayo pasado del cardenal Ticona, de origen indígena como el presidente y con el que Morales coincidió en su etapa de dirigente cocalero, supuso un giro en las relaciones entre la Iglesia católica y el Ejecutivo boliviano.

Estas relaciones se mantenían tensas debido a críticas mutuas en temas como el aborto, el respeto a derechos democráticos, la calidad de la justicia o la lucha contra el narcotráfico.

Bolivia se declaró Estado laico en la Constitución promulgada por Morales en 2009.