Cascos Azules de la ONU para ayuda humanitaria a Venezuela

Dr. DAEN. Wenceslao Jáuregui

Hasta dónde puede llegar el abuso del poder político que, sin importar el clamor popular que reclama ayuda alimentaria, el cuestionado Nicolás Maduro ordenó a militares impedir el paso de alimentos, medicamentos, agua, donada por Estados Unidos, Canadá y otros países para que por el puente, que une Cúcuta de Colombia con Venezuela, se entregue a los venezolanos.

Maduro comete delitos de lesa humanidad, varios o muchos ciudadanos venezolanos que pueden ser asistidos en forma oportuna con medicamentos, podrían fallecer, por cuyo motivo el Tribunal Internacional de Núremberg puede admitir demandas penales en su contra. Los amigos de Maduro, entre ellos Evo Morales Ayma, deberían hacerle entender, que la ayuda no es para quienes están gozando de las funciones del poder político, sino para el pueblo y las personas que padecen hambre, requieren atención médica y fármacos, agua potable, o por sus ideales sufren consecuencias de la persecución de la “Gestapo” policiaco militar.

Por su parte, la comunidad internacional que desconoció a Maduro y apoya al presidente Juan Guaidó, deben procurar que los soldados de la ONU, (Cascos Azules), resguarden a los ciudadanos colombianos que están prestos a llevar la ayuda humanitaria y sea hasta donde los necesitados los recojan.

Las Fuerzas de Paz de la ONU, Cascos Azules, son cuerpos militares encargados de crear y mantener la paz en áreas de conflictos, monitorear y observar los procesos pacíficos y de brindar asistencia a excombatientes en la implementación de tratados con fines pacíficos. Actúan por mandato directo del Consejo de Seguridad de la ONU y forman parte miembros de las fuerzas armadas y policiales de los países miembros integrantes de las Naciones Unidas integrando una fuerza multinacional.