Celebran 66 años de la nacionalización de minas en Bolivia

El presidente Evo Morales celebró ayer los 66 años de la nacionalización de las minas, del 31 de octubre de 1952 y resaltó la fuerza y unidad de los mineros que posibilitó la ocurrencia de ese hecho histórico.

En un acto realizado en la estatal Empresa Metalúrgica Vinto, en el departamento de Oruro, el mandatario agradeció a la Central Obrera Boliviana y a la Federación de Mineros por convocar a este multitudinario encuentro en que los mineros recordaron esta fecha, evocada como revolución de 1952.

Destacó la fuerza y la unidad de los trabajadores de este sector que hicieron que el expresidente Víctor Paz Estensoro firmara el 31 de octubre de ese año el Decreto Supremo de Nacionalización de las Minas en los Campos de María Barzola, de la histórica mina Catavi.

Posteriormente pasaron al Estado las minas Bolsa Negra, Kami, San José, Colquiri, Morococala, Huanuni, Alantata, Catavi, Antequera, Colquechaca, Colavi, Unificada del Cerro Rico de Potosí, Pulacayo, Matilde, Chorolque, Ánimas, Chocaya, Oploca, Venus, Pampa Grande y Viloco.

La trascendental medida ocupó la atención del mundo y provocó una reacción favorable y solidaria en toda América Latina, dijo Evo.

“La unidad de los mineros obligó a Víctor Paz nacionalizar las minas”, sostuvo.

En el 2007 la Empresa Metalúrgica Vinto fue revertida al Estado por el Gobierno de Evo Morales en el marco de su política de recuperación de los recursos naturales, para beneficio de todos los bolivianos.

Esta entidad estatal y estratégica, funde y refina concentrados de estaño para ofrecer al mercado nacional e internacional lingotes de este producto con la marca registrada ENAF.

Durante el acto, los ejecutivos de la Federación de Trabajadores Mineros de Bolivia, Orlando Gutiérrez, y de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Huarachi, ratificaron el compromiso de los obreros con el proceso de cambio que se lleva a cabo en el país y el apoyo al presidente boliviano y su reelección en los comicios del 2019.

Gutiérrez, manifestó que la nacionalización de las minas fue un hecho histórico, pese a que se realizó con la indemnización a los barones del Estaño, Mauricio Hochschild, Carlos Víctor Aramayo y Simón I. Patiño.

El dirigente agregó que ese sector determinó en su último congreso apoyar la gestión y la repostulación del presidente Evo Morales en las elecciones generales de 2019.

Mientras, el ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, ratificó el compromiso de los obreros con el país y el Presidente, y pidió al mandatario trabajar en la “industrialización de los recursos naturales y fortalecer la política minera dentro la agenda. 2025”.

Por su parte, Morales aseveró que “hay solo dos caminos: somos del imperio o del pueblo; algunos hablan de otra vía, somos de los pobres o de los ricos, a esta nueva generación le preguntamos: somos los privatizadores o los nacionalizadores”, apuntó.

Añadió que hay que identificar a los enemigos externos e internos; ahora para los capitalistas los movimientos sociales somos terroristas y los migrantes que escapan de sus países por la extrema pobreza producto de la privatización y las medidas neoliberales, son tildados de criminales por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Tenemos que tener clarísimo el panorama político, ideológico y programático en Bolivia, no nos dejemos confundir, pues los candidatos de la oposición vienen del neoliberalismo”, concluyó Morales.