Centro cívico de La Paz pide informe de situación económica de Cotel

En oficio entregado en nuestra redacción, la entidad cívica departamental paceña, “Centro Cívico y Cultural 20 de Octubre”, de acuerdo a información de su Presidente, solicitó al gerente administrativo de Cotel, Fernando Dips, informe sobre las obligaciones y alcances de fortalecimiento de la Cooperativa Telefónica; respecto a:

1. Deuda impositiva de pago en mora con el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

2. Deuda contraída de pagos con la Superintendencia de Telecomunicaciones (SITEL).

3. Deuda de pagos a los proveedores de diversos servicios a Cotel La Paz.

4. Carga social de pago a los trabajadores de Cotel La Paz, beneficios sociales, sueldos y salarios.

5. Plan ejecutivo profesional de fortalecimiento de la cooperativa, en lo financiero, administrativo, técnico, de servicios y laboral.

6. Plan financiero–económico empresarial a corto, mediano y largo plazo en las obligaciones de deudas -proveedores-servicios-beneficios sociales y laborales.

Expresa que “el Centro Cívico Cultural 20 de Octubre, en cumplimiento de su rol instituido como Entidad de Intermediación y de Control Social de la Población, en este caso de: los accionistas y usuarios de la telefonía paceña Cotel La Paz y en sujeción a la Constitución Política del Estado Art. 241, núm. I., II., III., Art. 242, núm. 3., 4., 8., cumple en manifestar su preocupación institucional sobre la gestión que la administración de la Cooperativa de Teléfonos La Paz asume para el presente y el futuro, en preservación del patrimonio telefónico paceño”.

Informaron a nuestros redactores, que “el oficio fue remitido el 18 de abril del presente año al gerente administrativo, Fernando Dips, y que hasta la fecha no da cumplimiento en hacer conocer dicho informe, lo que llama la atención toda vez que los intereses de los cooperativistas están en juego, al extremo que la línea de teléfono ya no cuesta ni doscientos dólares, de los un mil quinientos que costaba”. Los usuarios, sobretodo los jóvenes, prefieren adquirir y utilizar celulares que cuestan Bs. 400, hasta de Bs. 800 y los que pueden de dos mil a tres mil bolivianos.

Al respecto se informó que el caso habría sido resuelto en el Tribunal Supremo de Justicia y que Cotel tendría que honrar, pagar, los tributos, multas e intereses, respectivos.

Los dirigentes cívicos señalan que arbitrariamente se incrementó empleados cuando la situación económica de Cotel es caótica. A la fecha se encuentran embargados todos los bienes de dicha telefónica paceña y se congeló sus cuentas corrientes, se desprende -dijeron-, que se estaría haciendo uso de dineros en efectivo provenientes de los centros de llamadas, puntos, que tiene Cotel.