China impera en Suramérica como socia comercial, a excepción de Paraguay

China impera en Suramérica al ser el primer socio comercial de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay, y uno de los más importantes de Argentina, mientras que Paraguay es el único país de la región que, debido a su vínculo con Taiwán, carece de relaciones diplomáticas con el gigante asiático.

Según datos estimados de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), durante 2017 China fue el país del mundo en el que más crecieron las exportaciones de Latinoamérica, con un alza interanual del 23 % (frente al 17 % del resto de naciones asiáticas).

En este sentido, con casi 786 millones de dólares a 30 de junio de este año, China se erigió como el principal socio financiero de Bolivia.

Además, en el primer semestre de 2018, el gigante asiático fue el primer proveedor del país andino, con cerca del 20 % del total de sus importaciones.

A diferencia, al cierre del año pasado, figuraba en el octavo puesto entre los inversores extranjeros, con un 4 % del total.

El presidente Evo Morales cifró el conjunto de la inversión china en su país en unos 8.000 millones de dólares durante su visita oficial a Pekín este año, viaje en el que, además, ambas naciones firmaron un acuerdo como socios estratégicos.

China también es el principal socio comercial de Chile, país que es el tercer destino de las exportaciones chinas en la región. En 2017, el intercambio llegó a 34.305 millones de dólares, un 9 % más que el año anterior.

Las exportaciones chilenas a China llegaron en 2017 a 18.752 millones de dólares (8,4 % más), mientras que las importaciones desde ese país sumaron 15.553 millones (un 10 % más).

En noviembre de 2017, ambos firmaron un complemento del Tratado de Libre Comercio (TLC), vigente desde 2006, que mejora y moderniza diversos aspectos.

La inversión china en el país sumó 260 millones de dólares entre 2009 y 2015, principalmente en Minería y Construcción, pero posteriormente empresas chinas han puesto la mira en la banca, en los vinos y en la agroindustria.

Así, la cifra aumentó a 2.280 millones de dólares a comienzos de 2017.

China y Perú también cuentan con un TLC en vigencia y las exportaciones del país inca hacia el gigante asiático alcanzaron los 11.589 millones de dólares y las importaciones superaron los 8.000 millones de dólares en 2017.

En términos de inversión directa, la presencia china es menor, si bien en los últimos años esta se ha multiplicado. Ejemplo de ello es que el pasado junio la compañía oriental Chinalco anunció inversiones por 1.355 millones de dólares en su mina de cobre de Toromocho, a unos 150 kilómetros de la capital.

En lo referente a Uruguay, en 2017 la nación asiática ocupó el primer lugar dentro de la lista de destinos de exportación de país austral con ventas que -incluyendo zonas francas- alcanzaron los 2.549 millones de dólares.

Además, según la agencia de promoción de inversiones y exportaciones Uruguay XXI, hay unos 19 negocios con capital chino en el país.

En las tres décadas de relaciones bilaterales, que se celebran este 2018, se destaca la visita del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, a China en 2016 con la firma de un acuerdo de cooperación; la realización del encuentro China-Lac en Punta del Este (sureste de Uruguay) en 2017 y las diversas celebraciones y viajes oficiales que se han dado este año.

Uruguay también fue el primer país del Mercosur en adherirse a la iniciativa china “Una franja, una ruta”, en la que ahora participan más de 70 países del mundo, entre ellos Chile, Panamá, Bolivia, Venezuela, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago y Guyana.

De acuerdo con datos oficiales del primer semestre de este año, China es el tercer destino de las exportaciones argentinas (6 % del total) y el segundo origen de las importaciones (18 % del total de las compras).

En la primera mitad del año, sus exportaciones a China alcanzaron 1.711,7 millones de dólares, con una caída interanual del 23,1 %, mientras que las importaciones totalizaron 6.382,8 millones de dólares, un alza interanual de 23,8 %.

El déficit de Argentina en su balanza comercial con China fue de 4.671 millones de dólares en el primer semestre.

Como inversor extranjero, China no es aún tan relevante como lo es como socio comercial. En el ranking 2016 de los mayores países inversores en Argentina -liderado por Estados Unidos y España-, China aparece en el puesto 18.

El único país de la región que no mantiene ninguna relación con China es Paraguay, ya que es uno de los 17 aliados mundiales que tiene Taiwán, considerado por el gigante asiático como una provincia rebelde.

No obstante, el único aliado diplomático de la isla en Suramérica tiene un déficit comercial con China del 17,4 %, según datos del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CELAP) del 2017.

Paraguay solo vende a China un 0,29 % del total de sus exportaciones, frente al 31,1 % que representan las importaciones que hace del país asiático.

Además, las inversiones provenientes de China entre 2010 y 2016 apenas alcanzaron los 12 millones de dólares, aunque las inversiones de la zona aduanera diferenciada de Hong Kong llegaron a los 92 millones, según el Banco Central de Paraguay.