Cholitas alpinistas intentarán subir al pico más alto de América

APG

Las cholitas alpinistas, como se conoce a un grupo de bolivianas que practica montañismo con traje típico de mujer aimara, intentarán en enero el ascenso al Aconcagua, el pico más alto de América, informó ayer una fuente oficial.

El intento de escalar esta montaña argentina de 6.960 metros lo protagonizarán cinco integrantes de este grupo, «con el objetivo de mostrar sus habilidades y ser parte de un video documental que se estrenará en España», según un comunicado del Ministerio de Culturas y Turismo de Bolivia.

«En su tercer aniversario como grupo de cholitas alpinistas, las representantes subirán desde el 7 de enero a la montaña», destacó el Ministerio.

El grupo lo integran 16 mujeres que «se dedicaban a cocinar para sus esposos, que trabajan como guías de turistas» hasta que empezaron a escalar «con poca preparación y solo conocían lo que veían hacer a sus parejas y a los turistas», relató este departamento.

En diciembre de 2015 un grupo de once mujeres programaron la ascensión al nevado Huayna Potosí, un pico de 6.088 metros cerca de La Paz, «con el reto de que llevan polleras», una falda tradicional de varias capas, señaló.

«En un principio se les hizo más difícil, luego se fueron acostumbrando», agregó, para ascender a las montañas volcánicas de Acotango, de 6.050 metros, Parinacota, de 6.350, Pomarape, de 6.650, en la frontera boliviana con Chile, Illimani, de 6.462, cerca de La Paz, y Sajama, de 6.542, la más alta de Bolivia.

Algunos datos

Las 16 cholitas escaladoras comenzaron con poca preparación profesional, solo conocían lo que veían hacer a sus parejas y a los turistas. Pero posteriormente tomaron cursos de escalada profesional y de seguridad en alta montaña.

Esta práctica requiere también una inversión. Explican que el viaje más costoso fue el que hicieron al Acotango, porque debieron pagar $us 100 entre transporte, equipo, estadía y alimentación. «El cielo es el límite», dicen las cholitas. «¿Everest? ¿Por qué no? Querer es poder», afirman.