CIJ extiende plazo para entregar contramemoria boliviana del Silala

Bolivia solicitó una ampliación "porque necesitamos nutrirnos de elementos técnicos y científicos para la respuesta técnica y jurídica", sostuvo el ministro Fernando Huanacuni.

ABI

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya extendió hasta el 3 de septiembre el plazo de presentación de la contramemoria boliviana sobre el caso del Silala, informó ayer el canciller Fernando Huanacuni.

El ministro de Relaciones Exteriores comunicó a la prensa que solicitaron una ampliación “porque necesitamos nutrirnos de elementos técnicos y científicos para la respuesta técnica y jurídica”.

Añadió que debían presentar la contramemoria el 3 de julio, pero este plazo se extendió por dos meses, ante lo cual Chile estuvo de acuerdo, pues también necesitan más tiempo.

El Reglamento de la CIJ contempla la solicitud de ampliación de plazos.

Huanacuni aseveró que marcha con buen paso el trabajo del equipo jurídico nacional e internacional que trabaja el caso, pero se requiere más tiempo para contar con los resultados de estudios científicos sobre aguas superficiales, subterráneas, entre otros aspectos, que brinden elementos contundentes para apoyar la contramemoria.

En junio de 2016, Chile presentó ante la CIJ una demanda contra la nación andino-amazónica en la que asegura poder usar las aguas del Silala porque estas provienen de un río internacional y no de un manantial como afirma Bolivia.
Tras la presentación de la memoria en julio de 2017 por la parte demandante, corresponde a Bolivia presentar su contramemoria ante la Corte, prorrogada ahora hasta el 3 de septiembre.

Hace 110 años la prefectura de Potosí, Bolivia, le cedió el uso de las aguas del Silala a la Antofagasta Railway Company, una empresa chilena manejada por Reino Unido.

En 1997, Bolivia canceló dicha concesión alegando que Chile usaba las aguas para otros fines. Este último, hizo caso omiso a la decisión de su par y continuó aprovechándose del sistema hídrico.

La Paz defiende que el Silala es una reserva hídrica de aguas subterráneas canalizadas artificialmente hacia territorio chileno tras un acuerdo firmado en 1908 que ya expiró, y añade que el país vecino las usa de manera ilegal y abusiva, sin pagar un centavo por ello.

Ampuero: “Incapacidad de Bolivia”

Por su parte, el Gobierno de Chile aceptó que Bolivia aplace en dos meses la presentación a la Corte de La Haya de su contramemoria por la demanda por el río Silala, indicó en Santiago el canciller chileno, Roberto Ampuero.

Añadió que «Bolivia ha tenido mucho tiempo para poder juntar argumentos, no lo ha logrado hacer, está atrasada y ha pedido una prórroga», dijo el canciller chileno a los periodistas en el aeropuerto internacional de Santiago, a su regreso de un viaje de trabajo.

“Debemos recordar una cosa, este asunto lo levantó Bolivia el año 1999; prácticamente lleva 20 años sin poder articular argumentos, con los que pueda enfrentar la posición de Chile. Esto demuestra la debilidad de su postura, su incapacidad de juntar razones para apuntalar su posición y al mismo tiempo subraya la fortaleza de la argumentación chilena”, sentenció Roberto Ampuero.

“Instamos a Bolivia a decir la verdad. Esto está atrasado, no por Chile, que ya cumplió con su función de entregar la memoria hace dos años, está atrasado exclusivamente por la incapacidad de Bolivia para articular sus argumentos. Es hora que asuman su responsabilidad. Están mintiendo”, remarcó.