Cocaleros piden renuncia de Evo Morales Ayma

APG

Miles de productores de hoja de coca de la zona de los Yungas que recorrieron, desde el pasado lunes, 200 kilómetros a pie llegaron ayer a La Paz, para pedir justicia por la muerte de dos cocaleros en una refriega con un grupo policial y la liberación de su dirigente Franklin Gutiérrez.

Tras una caminata de al menos ocho días, los cocaleros de esa región paceña junto a sus familias llegaron cerca al mediodía de ayer a la sede de Gobierno, marcha a la que se sumaron estudiantes y docentes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), miembros del Colegio Médico de La Paz, fabriles, maestros, la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), comunarios de Achacachi, plataformas ciudadanas del 21F, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), gremiales, juntas de vecinos, entre otros sectores.

“Estamos demostrando nuestro descontento a este Gobierno, tenemos muertos, heridos, pero el Gobierno no ha querido responsabilizarse”, sostuvo el vicepresidente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) de La Paz, Gregorio Chamizo.

Los manifestantes llevaban banderas con crespones negros y pancartas pidiendo justicia e incluso la renuncia del ministro de Gobierno, Carlos Romero.

También llevaron dos ataúdes vacíos que simbolizaban a los cocaleros fallecidos la semana pasada durante un enfrentamiento con las fuerzas de erradicación de plantaciones ilegales de hojas de coca en La Asunta.

“Nosotros queremos saber quiénes son los autores intelectuales de (la muerte de) nuestros compañeros”, señaló Chamizo.

La Policía ha asegurado que los fallecidos eran parte de un “grupo irregular armado”, que emboscó a un grupo policial destinado a la erradicación de cocales no autorizados.

Los cocaleros han asegurado que se encontraban en el lugar haciendo una vigilia y negaron que hubiera una emboscada o que haya grupos irregulares en la zona, como lo afirman las autoridades.

Los manifestantes se concentraron en la plaza paceña de San Francisco, donde hicieron un mitin en el que reclamaron la liberación de su máximo dirigente, Franklin Gutiérrez, quien está detenido preventivamente acusado de ser el supuesto autor intelectual de la muerte de un policía en otro suceso en La Asunta.

Advierten convulsionar Bolivia

El cabildo de los productores de coca de La Asunta, del departamento de La Paz, que se realizó en la plaza San Francisco, determinó dar 48 horas de plazo para la liberación de su líder Franklin Gutiérrez, de lo contrario advirtió “convulsionar” Bolivia.

“Le estamos dando un plazo al Gobierno hasta el día miércoles (48 horas), caso contrario vamos a cerrar todas las carreteras, ya tenemos contacto con las organizaciones de diferentes departamentos del país, vamos a convulsionar toda Bolivia”, dijo el ejecutivo del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay), Tito Flores.

Explicó que entre otras de las resoluciones del cabildo se encuentran la liberación de los cocaleros detenidos, la salida inmediata de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y parar la erradicación de la hoja de coca en esa zona.

El dirigente agradeció a las organizaciones que se sumaron a esa movilización y pidió mantener la unidad para conseguir que el Gobierno atienda sus demandas.

Por su parte, el rector de la UMSA, Waldo Albarracín, expresó su pleno respaldo a esa movilización, y consideró “injusta” la detención del dirigente de Adepcoca.

Evo teme que Franklin sea Presidente de Bolivia

Zenobia Huanca K. dijo “lo que pasa es que Franklin, es un tenaz opositor al gobierno de Evo Morales y Álvaro García Linera, por las represiones a los hermanos campesinos, indígenas, en el Tipnis, Chaparina, a los mineros, a los habitantes de Sucre, en la Calancha y ahora a nosotras en La Asunta, Evo Morales le teme a nuestro compatriota, porque Franklin dijo que se respete los resultados del referéndum del 21 F, que se inscribiría en el Tribunal Electoral encabezando una fórmula para las elecciones del 2019”.

“Nosotras consideramos que si un cocalero del Chapare es Presidente, en las próximas elecciones de 2019 el Presidente de Bolivia puede ser un cocalero de los Yungas, honesto, leal a sus principios de defensa de la igualdad de todos con derecho a vivir con dignidad, a vivir bien, con oportunidades, con sabiduría ancestral que sabe expresarse en aymara, quechua y que no es un improvisado, Evo Morales le teme a Franklin, porque es un joven estudioso de la realidad boliviana, sabe que en las reservas ecológicas los narcos siembran coca, en El Chapare, se opone a estos, pide se respete la madre naturaleza, los bosques y reservas naturales, por eso el Evo ha ordenado se lo aprese, en los Yungas no tiene apoyo Morales y le culpa a Franklin, la verdad es que Evo hizo tanto daño a campesinos e indígenas, que eso duele, por eso lo rechazamos”.

“Saben ustedes señores periodistas, que nosotras, las mujeres de los Yungas, hemos asistido a reuniones nacionales e internacionales de los pueblos indígenas, campesinos, ahí hemos llegado a conclusiones “que los peores enemigos de una determinada clase social son los mismos que emergen de sus miserias para convertirse en verdugos de sus congéneres”.

“Evo, García Linera, Romero, un día más temprano que tarde estarán siendo juzgados como Lula, somos jóvenes, veremos el triste destino de ellos pero que se lo merecen”, afirmo Zenovia Huanca, natural de Huancané asentada en los Yungas y activista en las redes sociales de los Derechos Humanos de los pueblos indígena campesinos de Bolivia.

Exigen renuncia de Evo y su gabinete

Flores dio lectura en la Cumbre antes de proseguir la marcha, un comunicado y resolución de los cocaleros y habitantes de los Yungas señalando: 1. Pedir la renuncia de Evo Morales de la Presidencia y de su gabinete. 2. Exigir se deje en inmediata libertad al presidente de Adepcoca, Franklin Gutiérrez y otros detenidos injustamente. 3. Declarar, de lo contrario, 90 días de lucha de los cocaleros en las calles de La Paz y posible cerco a la ciudad para ese fin. 4. Se haga referéndum nacional para establecer cuánto de coca se produce, en el Chapare, destinado al narcotráfico y cuánto de coca en los Yungas destinado al acullico y como medicina ancestral.

Flores aseveró que ningún cocalero de los Yungas estuvo armado, es una mentira del Gobierno, los policías como hormigas nos atacaron armados de fusiles y otros elementos bélicos, reprimieron a mujeres, niños, niñas, violaron nuestros derechos humanos y todavía dicen que “hubo enfrentamiento”, como podría ser así si los cocaleros estábamos indefensos y ellos los policías y oficiales armados hasta los dientes con municiones de alto calibre letales, que el Ministro pruebe lo que dice, debe ser procesado por la muerte de dos cocaleros y muchos heridos”.

Por su parte, el ministro de la Presidencia de Bolivia, Alfredo Rada, dijo a los medios que la cantidad de gente que llegó a La Paz “es mucho menor” a la esperada por los organizadores de la marcha.

“Esta marcha está defendiendo cultivos ilegales, excedentarios de hoja de coca”, remarcó Rada.

Agregó que el Gobierno está dispuesto a entablar diálogo con el sector “dentro de la ley y para cumplimiento de la ley” y que no se aceptará los cultivos excedentarios.

Sobre la liberación del dirigente Gutiérrez, señaló que el Ejecutivo no tiene nada ver con el tema y que su detención es por orden judicial.

Mientras, Chamizo sostuvo que pueden entablar diálogo con el Gobierno después de la liberación de su máximo dirigente.

La Adepcoca, dirigida por Gutiérrez, está enfrentada al Gobierno desde 2017, cuando una ley subió la superficie de cultivos legales de la planta de 12.000 a 22.000 hectáreas y dispuso la legalización de plantaciones de coca en otra zona del país.

La hoja de coca tiene en Bolivia usos tradicionales, culturales y medicinales, pero una parte es desviada al narcotráfico para la fabricación de cocaína.