Colectan indicios que implican a hermana de Leyes en compras municipales direccionadas

El representante regional del Viceministerio de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción, Ever Veizaga, informó ayer que mediante la investigación del caso mochilas I colectaron varios indicios que establecen que la hermana del alcalde de Cochabamba, José María Leyes, de nombre Claudia, se involucró en el proceso de contratación de ese caso y de otros proyectos ediles, con el fin de dar “líneas” para direccionarlos en favor de empresas específicas.

“Se cuenta con indicios para sostener que la hermana también habría participado en otros procesos de contratación generando un denominativo de líneas. Esto quería decir que tenía que direccionarse a favor de una empresa el proceso de contratación”, informó.

El caso mochilas I comenzó es investigado desde el 3 de abril, cuando la concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS), Rocío Molina, presentó una denuncia formal contra la Alcaldía de Cochabamba, tras recibir información sobre que los útiles y las mochilas de 2018 fueron provistos por la empresa accidental ’26 de Febrero’, que compró el lote en China en más de 2,3 millones de bolivianos, pero el Gobierno municipal pagó 12,4 millones de bolivianos por ese material educativo.

Según Veizaga, los indicios colectados fueron proporcionados por la mayoría de los servidores municipales sindicados por el caso mochilas I, que establecieron que el proceso de licitación estuvo direccionado.

Explicó que la información provista determinó que la hermana del Alcalde de Cochabamba operaba sin tener cargo edilicio alguno, desde una oficina ubicada en el edificio del Cine Center de la ciudad de Cochabamba.

“Además a ella le pusieron el sobrenombre de la ‘Number one’ y desde ese lado de la Alcaldía, no obstante que ella no cumplía ninguna función institucional, generaba líneas que eran para favorecer a las empresas”, agregó.

Anunció que el Viceministerio de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción continuará con la colección de evidencias para el posible planteamiento de una demanda penal contra la familiar del burgomaestre.

“Estamos todavía recopilando algunos indicios más en la investigación, que consideramos son relevantes para una eventual tercera denuncia (por el caso mochilas I)”, concluyó.