Con un perro feo, Pitbull reflexiona sobre la perfección

El rapero Pitbull cree que la película animada «UglyDolls», en la que da vida a un perro bilingüe, con un solo ojo, y que busca ser aceptado en un mundo que se rige por la imagen, ayuda a mostrar que «la perfección no existe».

Es el momento «perfecto» para enseñar a la gente esta lección, asegura el cantante miamense,de origen cubano y 38 años de edad, al hablar con Efe sobre el mensaje de la película, que tiene el título en español de «Extraordiariamente feos».

«Tenemos una sociedad pendiente de tomarse fotos y ver los ‘likes’ (me gusta) que tiene y no está disfrutando de la vida», reflexiona Pitbull.

El filme está dirigido por Kelly Asbury, producido por Robert Rodríguez a través de su compañía Troublemaker Studios y ha sido escrito por Blaise Hemingway, Erica Rivinoja y Larry Stuckey.

«Extremadamente feos» cuenta la historia de unos muñecos rechazados que pretende llegar al mundo real, pero para ello deben atravesar «ciudad Perfección», donde las muñecas más hermosas se entrenan para pasar una prueba que demuestre que son perfectas y se ganen el derecho a ser compradas.

La misión de los residentes de «Ugly Ville» (ciudad fea) será aprobar el examen y demostrar que no hay que ser perfectos para ser amados.

«Con esta película queremos decir niños, jóvenes, a todos que no hay que comer con los ojos, que hay que aceptarnos como somos, y no olvidar de dónde venimos», recalca el rapero.

Pitbull encarna a «Ugly Dog» (perro feo), un pequeño perro azul que solo tiene un ojo y es el mejor amigo de Moxy, una muñeca con defectos de construcción que sueña con poder ser, algún día, un juguete querido y aceptado Moxy, Ugly Dog y otros tres muñecos rechazados intentarán sobrepasar el muro que los margina y que alimenta el estigma de que «nadie los quiere» porque no se parecen a los alumnos del Instituto Perfección Pitbull quiere transmitir este mensaje de valor y de aceptación a los hispanos e inmigrantes para ayudarlos a encontrar un espacio en Estados Unidos en medio de la retórica y rechazo de la actual administración.

«No interesa si eres colombiano, mexicano, boricua, africano, centroamericano, aquí lo que importa es que estés enamorado de ti mismo, de cómo eres», dice emocionado.

El rapero que ayudó a diseñar su personaje incluyó textos en español dentro de sus diálogos. En la cinta «Ugly Dog» asegura que hablar el idioma de Cervantes es una cualidad, no «un defecto».

«Poder comunicarte de diferentes maneras te hace más poderoso, eso me enseñó mi mamá», recalca el artista. «Así que si hablas español, inglés o hablas con la música como yo, debes sentirte orgulloso de eso», insiste.

Pitbull comparte créditos con la cantante Kelly Clarkson, que interpreta a Moxy, y el reparto lo completan los cantantes Nick Jonas (Lou), Blake Shelton (Ox), y Janelle Monae (Mandy), entre otros.

Los comediantes Wanda Sykes y Gabriel Iglesias también forman parte del elenco de la cinta diriga por Kelly Adam Asbury, conocido por ser el responsable de éxitos como «Shrek 2» y «Los Pitufos: La aldea escondida».

La cinta, que se estrena este viernes en Estados Unidos, no intenta competir con las películas de superhéroes que están en cartelera. La meta, según el rapero, es encontrar en el público un espacio para que el mensaje llegue y se quede.

La preocupación de Pitbull sobre cómo las apariencias y las redes sociales están convirtiéndose en un problema social y afectando a las nuevas generaciones, ha aumentado por las experiencias que le ha tocado vivir.

El cantante contó la decepción que vivió al descubrir que algunas personas se habían tomado fotos en una de sus propiedades y habían mentido sobre quién era el dueño.

«Ellos no sabían que esa era la casa de Armando Christian Pérez, y ahí estaban diciendo mira que bonita mi casa, casi todas las fotos en las redes sociales venden mentiras, y la gente está dejándose envolver por eso», insiste.

Con el personaje de «Ugly Dog», el artista espera que las nuevas generaciones de hispanos aprendan que no existe nadie mejor que otro y se debe amar «solo a una raza: la humana».