Con una misa multitudinaria los fieles bolivianos celebran a su primera santa

Los devotos de santa Nazaria Ignacia March, considerada la primera santa de Bolivia, celebraron ayer su canonización con una masiva misa, a la que asistieron las autoridades eclesiásticas bolivianas junto a las delegaciones que en los pasados días llegaron del interior y del exterior del país.

El acto principal se desarrolló en la occidental ciudad de Oruro, donde Nazaria Ignacia centró gran parte de su misión, con una procesión junto a algunas de sus reliquias y una misa masiva al aire libre a los pies del santuario de la Virgen del Socavón, que tuvo como corolario el descubrimiento de un gran retrato de la religiosa.

La eucaristía fue presidida por el presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), Ricardo Centellas, con la participación del cardenal boliviano Toribio Ticona y los obispos del país.

Durante la homilía, el obispo de Oruro, Cristóbal Balasick, destacó que la mujer canonizada por el papa Francisco el pasado 14 de octubre “es un ejemplo para todos” y pidió a los asistentes que no olviden ese ejemplo.

La labor de la santa se centra en la primera mitad del siglo XX, siendo ella religiosa de las Hermanas de los Ancianos Desamparados y luego convirtiéndose en fundadora de la congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, instituto religioso que creó en un beaterio con “cuarenta centavos de capital”, dijo el obispo.

Balasick recordó que la tarea de la mujer consagrada a la vida religiosa y que llegó a Bolivia en 1912 tuvo uno de sus puntos más importantes durante el conflicto bélico entre Bolivia y Paraguay, en la Guerra del Chaco (1932-1935).

“Fue llamada por la Iglesia (…) para que presente servicio a los huérfanos y pobres, y a las mujeres que habían perdido a sus esposos en la Guerra del Chaco”, manifestó el prelado.

Mencionó que Nazaria Ignacia y su congregación trabajaron por la “promoción de la mujer” al punto de fundar el primer sindicato de mujeres obreras, al mismo tiempo que trabajó asistiendo material y pastoralmente a mineros y campesinos.

La creación de comedores populares y la llamada “olla del pobre” fue otro de los trabajos que fue subrayado por el purpurado.

Los preparativos para la celebración comenzaron el miércoles con la llegada de delegaciones de fieles del exterior y de distintas regiones del país.

Ayer, el municipio de Oruro puso el nombre de la santa a una avenida que conduce a un gran monumento de 45 metros de la Virgen del Socavón, situada en la cima de uno de los cerros que rodea la ciudad.

También se desarrolló una peregrinación que recorrió algunos de los lugares más representativos en los que la religiosa centró su trabajo.

Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús March Mesa nació en Madrid en 1889, pero la mayor parte de su labor la realizó en el oeste de Bolivia, por lo que se le considera la primera santa del país tras ser canonizada.

La mujer consagrada a la vida religiosa también desempeñó una labor misionera en Uruguay, España y Argentina, donde falleció el 6 de julio de 1943.

Sus restos fueron trasladados a Oruro en 1972 y desde entonces permanecen en esa ciudad como pidió antes de morir.