Confirman crecimiento del PIB en 4,7%

La crisis económica que confronta Argentina y las medidas monetarias que adoptan algunos países vecinos, generaron preocupación en el país por las consecuencias que podrían darse, especialmente con el contrabando y las devaluaciones. Pero el gobierno considera que existe liquidez y bajas tasas de regulación monetaria, además de la estabilidad cambiaria del boliviano frente al dólar, en la presente gestión, lo que debería dar certidumbre a las expectativas de la población.

De acuerdo a datos, durante la presentación del Informe de Política Monetaria del Banco Central de Bolivia, el asesor del ente emisor Raúl Mendoza, explicó que se revisó a la baja el pronóstico de inflación de 4,5% a 3,5% para este año, y se ratificó en 4,7% la previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Conforme a esa información oficial, la inflación acumulada en el país, al primer semestre de este año, fue de 0,6%, el índice más bajo en la región, lo que hizo reducir las proyecciones hasta diciembre. El crecimiento del PIB de Bolivia al primer trimestre fue de 4,44%, el más alto de la región.

También se informó que el Banco Central mantendrá, en lo que resta de este año, buenos niveles de liquidez y bajas tasas de regulación monetaria, además de la estabilidad cambiaria del boliviano frente al dólar. Siempre de acuerdo a los informes oficiales, existen importantes colchones financieros que dan un amplio espacio para continuar las políticas contra cíclicas de fortalecimiento económico.

En esta misma línea, los bancos privados del país recomendaron al Gobierno mantener la política cambiaria actual que ha dado estabilidad. Por lo menos ese es el criterio del presidente de Asoban, Marcelo Trigo, quien afirmó que la estabilidad cambiaria otorgó seguridad al sistema financiero del país.

Los que piensan de otra manera son los sectores productivos, en especial el exportador, que en varias ocasiones planteó modificar el tipo de cambio fijo, a uno flexible para no perder competitividad internacional. Recordemos que el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo, señaló que las modificaciones que los países vecinos hacen a su moneda provocan un deterioro de la competitividad de la producción nacional.

La caída abrupta del peso argentino frente al dólar, y sus efectos colaterales en la región, encendieron alarma en el sector productivo y exportador del país. El vicepresidente Álvaro García Linera, al cierre del Primer Foro Internacional del Gas, Petroquímica y Combustibles Verdes, frente a la crisis económica en la región, decía que “hay que evaluar la variación de precios del comercio. Hasta ahora no tuvo un impacto en nuestra economía. No estamos blindados, pero la economía es sólida”, manifestó.

De todas maneras, así como el Gobierno considera que la economía nacional es sólida y prevé un 4,7% de crecimiento del Producto Interno Bruto, que induciría al pago del segundo aguinaldo, existen otros indicadores que deberían ser tomados en cuenta, como el crecimiento de la deuda externa y la reducción de las reservas Internacionales Netas.