Contaminación por quemas rurales

Se ha ingresado a la temporada más crítica de riesgo sobre incendios forestales, como consecuencia de las quemas para habilitar tierras de cultivo. Se ha reportado más de 28 mil focos de calor en el país. Un incendio en Chiquitos, Santa Cruz, ha arrasado con 14.000 hectáreas de pastizales y bosque. Ese departamento es el de mayor riesgo por la cantidad de puntos de fuego, 16.536 hasta el jueves pasado. Le sigue Beni con 9.571, La Paz con 809 y 354 en Cochabamba. El último informe del Ministerio de Medio Ambiente y Agua señala que, en todo el territorio nacional, entre el 2011 y el 2018, los años más críticos fueron el 2016 con 68.824 focos de calor y el 2017 con 68.124.

Además de los incendios, daño ambiental, la deforestación, las agresiones a la biodiversidad, muerte de animales silvestres, el humo contaminante llega a las principales ciudades viciando el aire. En Santa Cruz, de acuerdo a los informes, la calidad del aire ha bajado a rango 2, es decir, regular; sin embargo, desde hace dos días la situación ha empeorado, por lo que ahora la calidad del aire pasó a la categoría 3 (mala). La contaminación afecta especialmente a las personas vulnerables, enfermos, niños y ancianos.

Felizmente llovió en algunos lugares y los pronósticos prevén que aumente este fin de semana. De todas maneras, las elevadas temperaturas registradas en los últimos días, con máximas de hasta 40 grados centígrados, y los vientos, aumentan la probabilidad de ocasionar un descontrol de los chaqueos y quemas. El riesgo es de tal magnitud, que en un día se registraron 51 nuevos focos de quema en Santa Cruz.

La Gobernación de Santa Cruz, a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, ha solicitado a la Autoridad de Fiscalización de Bosques y Tierras (ABT) que suspenda, de forma temporal, la emisión de autorizaciones de quemas. Mientras tanto, las acciones para prevenir y apagar incendios se intensifican. Un helicóptero de la Fuerza Aérea Boliviana fue desplazado hacia San José de Chiquitos para ayudar a apagar el fuego descontrolado que amenaza al Parque Nacional Kaa Iya. El capitán Óscar Suárez, responsable departamental de Defensa Civil, junto al alcalde de San José, Germaín Caballero realizaron un sobrevuelo para ver la magnitud del incendio y planificar tareas para los que van a operar por aire y tierra. El helicóptero tiene capacidad para transportar 1.000 litros de agua en un vuelo y, a decir, del capitán Suárez, la nave se quedará hasta que el fuego sea sofocado.

Según el alcalde Caballero, hasta el momento este incendio ha consumido más de 14.000 hectáreas de pastizales y bosque. La mayor concentración de focos de quema está en las tierras de uso agropecuario extensivo, zonas de pastoreo y en lugares donde se habilitan nuevos espacios para la siembra.

Las autoridades recomendaron a la población que adopte medidas preventivas para contrarrestar las secuelas de la inhalación de humo como bronquitis, alergias, asmas, rinitis, faringitis, amigdalitis y otras enfermedades, utilizando barbijos y protección para la vista.