Contrato de Lampe y el luceferismo de Carrozza y Azzaro

Dr. DAEN Wenceslao Jáuregui

El contrato del guardameta boliviano Carlos Emilio Lampe, por parte de la dirigencia de uno de los clubes más espectaculares de la república de Argentina y el VB del director técnico de Boca Junior, Guillermo Barros Schelotto, causa revuelo en dicha nación porque algunos llamados técnicos de la información “deportiva” dejan mal parado a los profesionales del periodismo, con especialidad en el campo del deporte, donde deben “opinar limpio” y no “crucificar” a un deportista extranjero que está ejerciendo su profesión.

Viene al caso, un periodista de política internacional me preguntó, ¿qué opina usted del caso Lampe? Respondí, tenía que ser en el programa “Fútbol al Horno”, donde trataron de “quemar” a nuestro compatriota, que es un buen arquero.

El canal 26 de Argentina, tendría que expulsar a Pablo Carrozza por su chatura mental que llamó “perro” a un ser humano y al conductor del programa Flavio Azzaro, que se dice periodista deportivo y merecen nuestro repudio y rechazo, por su vil actitud de romper con sus “garras” la camiseta verde de la selección boliviana y haber indicado “si Boca Junior trajo un arquero de la selección de Bolivia, que es la peor selección del universo y encima era suplente en Huachipato, listo, vamos a hablar de cocina, cómo Boca va atraer al suplente de Huachipato “.

Estas expresiones de iracundia de quienes seguramente están en etapa de esquizofrenia total debería impulsar al Ministro de Deportes de Bolivia a exigir, mediante nuestra Cancillería, para que los Ministros Argentinos del área, en Buenos Aires, pidan explicaciones al Canal 26 y se retracten Carrozza y Azzaro por la misma vía, de sus desnaturalizadas expresiones, Carrozza vuelva a cocer la camiseta con filigranas de oro y Flavio Azzaro al haber calificado a toda la selección boliviana como la peor del universo, que nada tiene que ver en el contrato con Boca J., será oportuno.

Qué dicen los dirigentes de Boca, que al final fueron los que contrataron de mutuo propios al arquero nacional, pagando suma alta para desprenderlo del Huachipato de Chile.

Los citados improvisados periodistas argentinos hinchas que no tienen la profesionalidad que el caso requiere, demuestran que se comportan como fanáticos y no como profesionales del juego limpio, ojala que su impostura y soberbia no le pase factura de fracaso, cuando Boca Juniors juegue con Palmeiras del Brasil, desde luego no será el fracaso del arquero Lampe, sino, del DT, Guillermo Barros, que debido a su “humor circunstancial”, temperamental, cuando era futbolista, fue contra corriente, contra su valla, con inoportunas expresiones como decir” que el actual arquero titular de Boca Juniors merece su confianza y Lampe es suplente”. Esperamos que el tiempo, las circunstancias y su voluntad hagan que el joven arquero boliviano se consagre y alcance sus objetivos, pese a la xenofobia y al luceferismo de algunos clientes del averno.