Copacabana ofrece más que un nuevo aeropuerto al turista

APG

Con la inauguración del aeropuerto turístico Tito Yupanqui en el municipio boliviano de Copacabana, esta localidad ribereña del lago Titicaca amplía la oportunidad de mostrar al visitante sus tradiciones, cultura y gastronomía.

Diversas muestras de la artesanía local, la danza y los platos típicos de las comunidades que habitan la zona, estuvieron presentes en el acto de inauguración de esta infraestructura aeroportuaria que posibilitará aumentar el número de turistas, nacionales y extranjeros, que acuden cada año a deleitarse con la belleza de la región.

Orgullosa de ser nativa y habitante de Sahuiña, una comunidad aymara ubicada cerca de Copacabana y casi en la línea fronteriza con Perú, Ana Aguilar ofrece al turista diversos platos confeccionados, esencialmente, con papas, pescado y quesos; así aparecen en su mesa el chuño, la tunta, la oca y la trucha.

Aguilar, ataviada con sus típicas prendas de vestir, destacó que en la región impulsan el turismo comunitario el cual, a su juicio, tiene mucho potencial, pues la zona cuenta con una amplia diversidad de flora y fauna, como la Rana Gigante.

En Sahuiña atrae la atención del visitante el observatorio flotante de la Rana Gigante del lago Titicaca, una plataforma en cuya infraestructura existe una pequeña jaula subacuática donde se puede apreciar esta especie endémica del lugar y en peligro de extinción.

También resaltó la riqueza cultural de las danzas tradicionales, entre ellas la más sobresaliente: los balseros de la comunidad de Sahuiña del lago Titicaca.

Cerca de Aguilar, un grupo de artesanas confeccionan prendas de vestir, como los aguayos, tejidos hechos a mano a base de lana de llama, oveja o de alpaca y coloreado con tintes naturales, muy utilizados por las mujeres del altiplano de Bolivia y Perú.

El aguayo es altamente resistente, al punto que las mujeres lo emplean para cargar a los niños pequeños en la espalda o transportar efectos personales y mercancías.

Aún hoy, estas artesanas confeccionan estas prendas tal como lo hicieron sus antepasados, en tanto el colorido y calidad de los tejidos captan el interés de los visitantes.

Sin duda, las comunidades asentadas en las riberas del lago Titicaca serán beneficiadas con el nuevo aeropuerto, que contará con tres arribos semanales, lo cual atraerá a más turistas que tendrán la posibilidad de saborear la gastronomía del lugar, bailar las danzas típicas, arroparse con prendas hechas totalmente a mano y llevar de recuerdo bellas artesanías locales.

En el acto inaugural del aeropuerto, el presidente del país, Evo Morales, afirmó estar seguro de que con este aeropuerto llegarán visitantes desde el interior del país, principalmente porque acortará el tiempo de viaje que hasta hoy se hace únicamente por tierra.

Además, informó de que hay intenciones de establecer conexiones aéreas con las ciudades peruanas de Cuzco, Puno o Juliaca, por lo que consideró que la nueva terminal aérea “automáticamente se va a convertir en aeropuerto internacional”.

El jefe de Estado también señaló que el aeropuerto hará posible que lleguen empresarios a esa zona, puesto que no iban antes porque por tierra “pierden tiempo”.

Copacabana está situada a orillas del lago Titicaca, a 153 kilómetros de La Paz, la capital administrativa de Bolivia, y a solo 12 de la población peruana de Yunguyo.

El viaje desde La Paz a Copacabana demora casi tres horas debido a que obligatoriamente se debe cruzar el llamado estrecho de Tiquina, que se atraviesa en pequeñas embarcaciones que trasladan pasajeros y vehículos, a falta de un puente de conexión.

Por su lado, el ministro boliviano de Obras Públicas, Milton Claros, señaló que se invirtieron 6,8 millones de dólares en la terminal aérea, que demoró un año y medio en ser concluida.

Detalló que la pista “tiene una longitud de 2.000 metros en total y un ancho de 23 metros” y que además se hicieron trabajos adicionales como el arreglo de las áreas de acceso, parqueos y sistema de drenaje, además de una estación de pasajeros con todas las comodidades.

Copacabana es considerada una de las puertas de ingreso de turistas a Bolivia, principalmente de aquellos que llegan desde Perú.

El pueblo alberga el santuario de la Virgen de Copacabana, cuya imagen fue tallada por el indígena Tito Yupanqui en la época colonial y que atrae a devotos de distintas partes de Bolivia durante todo el año.