Crecida del río Taquiña nuevamente afecta a familias de Tiquipaya

APG

Al menos dos viviendas en Chilimarca y unas seis de Chiquicollo se vieron afectadas por la crecida del río Taquiña, al norte de Tiquipaya. La mazamorra arrastrada por el agua ingresó a las viviendas, dañando los enseres de quienes habitan en el lugar, que durante la madrugada de ayer tuvieron que sacar el lodo haciendo uso de baldes.

Al promediar las cuatro de la madrugada, por las intensas lluvias el río -que estaba seco por varios meses-, volvió a tener agua y a descender con bastante caudal.

En la zona de Chiquicollo una palizada descendió con el agua y se volvió un tapón en el puente Manantial. Esto generó el desborde del agua y entró a unas seis viviendas.

Las sirenas instaladas en la comunidad de Molle Molle, en el municipio de Tiquipaya, alertaron a los vecinos sobre el desborde del río.

Según los afectados, el problema se debió a que los regantes abrieron un drenaje en el río. Los vecinos aseguran que desde hace un mes solicitaron a las autoridades que se tape ese sector, pero no se realizaron los trabajos requeridos.

De su parte, el director de Planificación de la Alcaldía de Tiquipaya, José Luis Luna, informó que el desborde de un canal conectado a la parte baja del río Taquiña, que se registró la madrugada de ayer, dejó el saldo de al menos seis casas inundadas con lodo y agua en la zona de Chiquicollo.

“Son seis viviendas en Chiquicollo. Un poco no más se ha desbordado”, acotó.

Explicó que el canal fue abierto para cultivos de algunos regantes y se desbordó cerca de las 4h30, debido a la lluvia que se registró en esa región y elevó el caudal de ese canalón y las raíces bloquearon la corriente del agua.

Explicó que el agua y el lodo llegaron a una altura de unos 20 centímetros en las viviendas afectadas.

Luna acotó que se tuvo también “un poco de desbordes” en la zona de Molle Molle, una de las zonas afectadas por un aluvión registrado el 6 de febrero, en el río Taquiña de Tiquipaya que dejó el saldo de cinco muertos y más de un centenar de casas destruidas y cubiertas con mazamorra.

“Había caminos de acceso al río y eso un poquito ha dificultado (el tránsito de personas y motorizados) y ha bajado mucha agua”, agregó.

El gobernador de Cochabamba, Iván Canelas, informó que el río Taquiña tuvo una elevación de su cauce por la lluvia registrada en la madrugada y el agua afectó dos disipadores de energía fluviales, que se construían en su recorrido.

Un grupo de vecinos de la zona de Molle Molle bloqueó la avenida Ecológica de Tiqiupaya y pidió una reunión con la autoridad departamental, para pedir que se limpie por completo y se amplíe el río Taquiña, para evitar sus desbordes por el inicio anticipado de la temporada de lluvias.

Por su parte, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, indicó que el desborde afectó a cinco viviendas, pero no se registró daños personales.

Afectados

Una de las casas afectadas estaba siendo reconstruida por la Agencia de Estatal de Vivienda y pertenece a un costurero, Mario Tola, quien luego de la mazamorra de febrero sacó un préstamo para reconstruir su negocio, pero ahora su maquinaria volvió a verse afectada.

“Ya había perdido todo y de nuevo estoy perdiendo todo. A empezar de cero otra vez”, lamentó.

En otra de las viviendas afectadas, el dueño relató que en febrero perdió su living, además de otras pertenencias, y que desde entonces dejó vacía la parte baja del domicilio, sin puertas ni ventanas. Señaló que ahora, con el desborde de la madrugada el agua y lodo volvieron a dañar su inmueble y tiene temor de volver a su morada.

En febrero de este año, en medio de la época de lluvias, cinco personas perdieron la vida debido al alud que afectó a ese municipio, debido al desborde del río Taquiña. Al menos 600 familias resultaron damnificadas por la mazamorra y fueron trasladadas a albergues.

La difícil situación vivida en ese entonces hace que los vecinos de las laderas de ese río estén temerosos cuando llueve. Esperan que ante la nueva alerta las autoridades den alguna solución al problema.