Crisis en el Órgano Electoral

El proceso democrático se nutre de la libertad con la que puede desenvolverse el pueblo, se fortalece con el respeto a las normas legales, se profundiza con la participación de los ciudadanos y se consolida con el respeto a la institucionalidad. La separación e independencia con la que deben actuar los órganos de poder del Estado es la garantía al respeto de la legalidad, que es la única instancia que da legitimidad a las actuaciones de gobernantes y gobernados. Cuando las instituciones representativas de los cuatro poderes se dislocan o subalternan, se debilita la democracia y se confunde el devenir.

La difícil situación del Tribunal Supremo Electoral supo hasta ahora capear el mal temporal comenzó a hacer aguas al tener que decidir entre el cumplimiento de la Constitución Política del Estado y las presiones dirigidas a permitir otra postulación de los actuales gobernantes, pese a la expresa prohibición constitucional.

La crisis en el Órgano Electoral se agrava ahora con la renuncia de Katia Uriona Gamarra, al cargo de vocal nacional del Tribunal Supremo Electoral. Con esta decisión Uriona también deja la presidencia de esta institución, función que ejercía desde julio de 2015. Uriona presentó su carta de renuncia a la Asamblea Legislativa, argumentando que durante los últimos tres años de gestión trabajó de manera honesta y de acuerdo a sus principios y convicciones por el avance institucional y aplicación de la Ley.

Justificó su decisión asegurando que la Sala Plena del Órgano Electoral entró en una “situación de estancamiento” para la toma de decisiones en “temas fundamentales” para el resguardo de la institucionalidad del TSE. Añade en su carta que se encuentra “impedida de seguir asumiendo la representación y la conducción de esta instancia, razón por la cual debo presentar mi renuncia”.

La renuncia de la Presidenta del TSE se suma al alejamiento por motivos de salud del vocal José Luis Exeni, que ejercía la vicepresidencia del organismo electoral. Ahora la Sala Plena se queda con cinco miembros, en medio de un proceso electoral en curso al haberse convocado a las inéditas elecciones primarias en el seno de los partidos y organizaciones políticas. Recordemos que Katia Uriona observó el Reglamento para las Elecciones Primarias.

La crisis se presenta en momentos claves para el proceso democrático, que en los últimos meses se ha centrado en temas puntuales, entre ellos, el supuesto derecho de Evo Morales a ser candidato cuantas veces quiera por encima de las normas legales, y la búsqueda de unidad en la oposición en torno a la vigencia y respeto a la voluntad popular expresada en las urnas el 21 de febrero de 2016, en un referendo que rechazó la posibilidad de postulación de los actuales gobernantes para las próximas elecciones. Ha sido la voluntad ciudadana que debe interpretarse como la decisión mayoritaria de defender el respeto a las normas legales, especialmente a la CPE, preservar la democracia, defender los principios de alternancia en el poder y hacer que se cumpla el mandato constitucional de la separación de poderes, es decir, la autonomía de los Órganos del Estado.