Cuatro muertos en tiroteo entre militares y “jukus”

APG

El número de muertos en un enfrentamiento a tiros entre militares y ladrones de mineral (jukus) en el sector Búnker de la Empresa Minera de Huanuni, Oruro, subió a cuatro en las últimas horas, informaron ayer fuentes policiales.

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC), William Cordero, confirmó que los fallecidos ya son cuatro, “por la gravedad de las lesiones” causadas por el impacto de “proyectiles de armas de fuego”.

El suceso ocurrió el martes en la noche cerca de un puesto de control del Ejército boliviano en la carretera que une a la localidad orureña de Huanuni y la de Llallagua, en la región vecina de Potosí.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, informó que un grupo entre 20 y 30 hombres armados y con dinamitas atacaron a las 22:30, hora local, a una patrulla militar en el camino entre Huanuni y Llallagua (Potosí), y esta última respondió.

Los atacantes llegaron hasta el lugar, conocido como El búnker Kataricagua, en al menos tres vehículos y abrieron fuego contra los militares, además de lanzarles cargas de dinamita, explicó Zavaleta.

“La patrulla destinada al lugar tuvo que responder al fuego de los atacantes con sus armas en defensa propia”, afirmó.

El ministro remarcó que los militares “respondieron al fuego en defensa propia” y ante un “ataque directo” de los ladrones de mineral, que en la zona andina de Bolivia se conocen como “jukus”.

Según Zavaleta, es el segundo ataque que sufren los uniformados en las últimas semanas, pues el pasado 28 de febrero personas “armadas con armas de fuego y dinamitas” cargaron contra una patrulla también en Huanuni y dejaron heridos a cuatro militares.

Las autoridades nacionales presentaron una denuncia ante el Ministerio Público por los sucesos del martes.

El ministro Zavaleta señaló que la información preliminar que tienen es que los ladrones que atacaron el martes provienen de Llallagua y que “no son mineros, o personas trabajadoras del lugar”, sino que son “delincuentes” porque abrieron fuego contra los militares “sin ninguna provocación”.

Agregó que se investigará a “clanes familiares”, presuntamente involucrados en el ataque armado.

El Ministro también anunció que el Ejército junto a la Policía están preparando un rastrillaje de toda la zona, para dar con los responsables del ataque, que serían unos 20.

Advirtió que el Ejército responderá de forma proporcional a quienes ataquen. “Espero que no haya ningún aventurero que intente nuevamente atacar la mina o a una de nuestras patrullas”, puntualizó.

El Ejército está a cargo desde 2008 de la seguridad externa en la mina Huanuni, en Oruro, uno de los principales yacimientos de estaño del país, mientras que la Policía se encarga de la vigilancia en la parte interior del yacimiento.

La estatal Empresa Minera Huanuni, que administra el yacimiento, advirtió el año pasado de que el robo de mineral en sus minas conlleva pérdidas anuales de hasta 24 millones de dólares.

En 2018, el Gobierno boliviano promulgó una ley para endurecer las penas por el robo de mineral.

Se identificó 35 grupos de “jukus”

De su parte, el ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro, informó ayer por la noche que se identificó a 35 grupos de ladrones de minerales (jukus) que operan en las localidades de Llallagua (Potosí), Huanuni y Cataricagua (Oruro), luego del enfrentamiento por el robo de estaño que se produjo entre esos grupos irregulares y militares en la Empresa Minera Huanuni, y que dejó el saldo de cuatro personas fallecidas.

“En Llallagua tenemos identificados 10, en Huanuni 20 y en Cataricahua tenemos cinco, serían 35”, complementó.

Navarro explicó que el equipo de inteligencia desplegado identificó 20 grupos organizados de jukus en los municipios de Huanuni, Llallagua y Cataricahua.

Detalló los 10 jukus organizados que tendrían domicilio en Llallagua que serían los “Loros”, Teo Jank’o, los Vikos, los kakas, los Timukus, los Matanzas, Chocó Belén, Teofilos, Gatos, y los Tubos, cada uno tiene entre 20 a 30 personas aproximadamente.

“En Huanuni otros grupos organizados de Jukus son los Jarro, los Yetis, Lechis, Motas, Francos Oruro, Galletas, Gudis, Chentavos, Qhachis, Mostasos, Marihuanos, Ch’apis, Loros, Timukus, Los Ángeles, Los Ismael, Los Dennis, Lototiquimes y Huayrayos”, agregó.

Navarro, añadió que en Cataricahua están los Richard, el Camba, K’usis, Gudis y los k’olos.

“Estos son grupos que no sólo roban sino acopian y comercializan el mineral a comercializadoras de Llallagua y en la ciudad de Oruro”, enfatizó.

Asimismo, precisó que se realizó un rastrillaje de las comercializadoras y se estableció que en Oruro existen 13 que compran estaño robado a los jukus, en Llallagua son cinco las comercializadoras, en Waira Pata dos y uno en Cataricahua.

El Ministro de Minería anunció que en los próximos días se realizarán las acciones legales que correspondan contra esas comercializadoras y empresas “cómplices”.

“Los que roban minerales son gente humilde y los que se benefician no son los que roban sino los que comercializan, es por eso que vamos a saltar a la gente que fomenta el robo de minerales y eso tiene que tener y va a tener un efecto altamente importante incluso penal”, advirtió.