Dan arresto domiciliario a médico acusado en polémico caso de violación

APG

Un tribunal boliviano decidió ayer dar detención domiciliaria a un médico que lleva casi cuatro años encarcelado, acusado de la supuesta violación de un bebé, en un polémico caso en Bolivia que dio un giro luego de que un audio atribuido a una jueza admitiera que es inocente.

La Sala Penal Tercera de La Paz dispuso la “cesación a la detención preventiva con algunas medidas sustitutivas” para el médico Jhiery Fernández, el principal acusado en el caso, declaró a los medios su abogado, Cristian Alanes, tras una audiencia que duró alrededor de tres horas.

El galeno tiene prohibido salir del país y deberá presentar cuatro garantes, pero podrá defenderse en libertad después de pasar tres años y diez meses en la cárcel de San Pedro, en La Paz.

Se prevé que deje la prisión en dos a tres días, el tiempo que tomarán los trámites administrativos correspondientes, dijo Alanes.

El abogado indicó que ahora se apelará la sentencia emitida en contra de su defendido porque “se ha enmarcado en pruebas mañosas”.

Fernández fue sentenciado a veinte años de prisión, después que un tribunal determinara que fue el autor de la violación de un bebé de 8 meses que vivía en un hogar de acogida, en 2014.

Hace unas semanas, medios locales difundieron un audio atribuido a la voz de la jueza Patricia Pacajes, miembro del tribunal que sentenció al médico, en el que se menciona que Fernández es inocente, pero fue condenado bajo presiones.

Además, en la grabación se señala que no había existido violación, sino que todo partió de una posible imprecisión en el informe forense.

La Fiscalía ratificó la semana pasada la acusación contra el médico, pese a reconocer que el antígeno prostático encontrado en el cuerpo del niño, prueba que respalda la acusación de violación, no da la certeza de que Fernández sea el agresor.

El médico compareció la anterior semana ante el mismo tribunal que lo sentenció, para exigir su liberación, pero le fue denegada por falta de un documento.

Alexander, nombre del menor que identifica el caso, fue llevado el 13 de noviembre de 2014 al Hospital del Niño de La Paz, donde fue reanimado tras entrar en parada cardiorrespiratoria y posteriormente derivado a otro centro hospitalario debido a que la unidad de cuidados intensivos estaba saturada.

La muerte del bebé tuvo lugar en ese segundo hospital y la autopsia posterior determinó que el fallecimiento se debió a una hemorragia interna, provocada por un supuesto abuso sexual, de acuerdo al reporte médico.