Destroyers empata con Oriente Petrolero sin goles

APG

Destroyers y Oriente Petrolero igualaron sin apertura del marcador ayer por la noche en el cierre de la vigésima segunda fecha del torneo Clausura, en el estadio Ramón Aguilera Costas, donde este resultado finaliza como un perjuicio para ambos elencos cuando requerían ganar para procurar alcanzar sus objetivos.

Con este marcador, el elenco amarillo sigue en la zona del descenso indirecto de categoría y ha empeorado su panorama cuando le restan tres partidos por disputar. Pese a que el objetivo principal era la obtención de un triunfo, el cuadro del entrenador Oscar Ramírez recibió con los brazos abiertos este punto en su lucha por cuidar su plaza.

Una de las figuras del compromiso fue el arquero Elder Araúz por las atajadas que tuvo en el compromiso, en particular al contener entre sus manos un disparo de tiro penal de Patricio Vidal cuando transcurría el minuto 72, luego de que el árbitro Alejandro Mancilla (Beni) sancionó una mano de Miguel Mendoza.

La presencia de Araúz creció debajo del pórtico desde el primer tiempo cuando con un manotazo mandó a tiro de esquina un zurdazo desde fuera del área que lanzó Carlos Roca. La pelota parecía ingresar por la parte superior del arco, pero el guardameta se estiró a tiempo y su mano evitó la catástrofe.

En los minutos finales del juego, con la inclusión de Bryan Schmidt, la ofensiva del equipo cuchuquí consiguió traspasar la defensa de los verdolagas. En una acción personal el delantero llegó hasta la línea final y consiguió enviar un centro al ras que le quedó a Jefferson Tavarez, quien definió delante del arco, pero su remate chocó en la humanidad de un contrario.

Oriente Petrolero, por su lado, trató de enderezar su fútbol sin éxito. Todos los caminos estaban obstruidos y cuando quiso atacar se encontró contra una defensa parada y concentrada. La mejor ocasión de gol fue el tiro penal y el disparo de Roca, por lo demás fueron intentos sin convicción.

El plantel albvierde necesitaba de ganar para subir a una posición más expectante; sin embargo, los jugadores del entrenador Ronald Arana se enredaron con el balón y ninguna de las decisiones que tomaron en el terreno de juego los llevaron a une mejor ubicación.

Con este resultado, la afición de Oriente Petrolero reprochó que sus jugadores anduvieran con un bajo rendimiento y que la única acción de verdadero riesgo sea mal definida. El empate fue recibido con resignación en el lado verdolaga.