Día del Periodista

Hoy es el Día del Periodista en nuestro país, pero poco tienen que celebrar los trabajadores de los medios de comunicación, en un ambiente hostil en el que de diversas formas se limita el derecho del pueblo a estar bien informado y se restringe el fundamental derecho de todos a la libertad de expresión. Esta fecha fue instaurada para defender la libertad de prensa tras un funesto suceso en el que el 10 de mayo de 1865, Mariano Melgarejo mandó ejecutar al periodista Cirilo Barragán por un artículo que molestó a su dictadura. 73 años después, el 10 de mayo de 1938, Germán Busch decretó el Día del Periodista, recordando el luctuoso hecho y reconociendo algunos derechos sociales al gremio.

Mediante Decreto Supremo reivindicó los derechos de los trabajadores de la prensa relacionados al seguro de salud y otros beneficios sociales, considerando a los periodistas como impulsores de la cultura del progreso colectivo. Lamentablemente, a lo largo de la turbulenta historia nacional, no siempre se ha respetado la libertad de expresión ni la labor de informar en libertad, confirmando el aserto de que solamente los regímenes que buscan ocultar la verdad y tienen mucho que esconder, persiguen a la prensa y pretenden acallar a los medios de comunicación. En los países gobernados por políticos honestos se garantiza la libertad de expresión como uno de los pilares de la democracia, la transparencia y el respeto a la voluntad popular y los derechos ciudadanos.

Hoy algunos regímenes ven a la prensa como «el principal enemigo» de quienes detentan el poder, porque en los medios de comunicación independientes, en las páginas de los periódicos, en las voces de las radioemisoras, en las imágenes de la televisión, y en los megabytes de las redes sociales, día a día se revela los alcances de la corrupción, se desenmascara al narcotráfico, se denuncia el abuso de poder, se defiende el respeto al ordenamiento legal y se busca preservar la democracia.

Por ello no debe extrañar el ensañamiento contra los medios de comunicación y las medidas dirigidas a asfixiarlos económicamente o condicionarlos.

Los periodistas, en este día, deben reafirmar su voluntad de defender la libertad de prensa y hacer respetar las normas legales nacionales e internacionales. El artículo 19 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos, señala textualmente que «Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. «La Convención Americana sobre Derechos Humanos, o Pacto de San José de Costa Rica de 1969, en el Artículo 13, señala: «Libertad de pensamiento y de expresión. 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección y gusto».

Asimismo, el Art. 21 de la Constitución Política del Estado reconoce el derecho de los bolivianos «A expresar y difundir libremente pensamientos u opiniones por cualquier medio de comunicación, de forma oral, escrita o visual, individual o colectiva». En el Art 106, la CPE determina también que el Estado garantiza a las bolivianas y bolivianos el derecho a la libertad de expresión…» además del derecho a la comunicación y a la información para los trabajadores de la prensa, y reconoce el derecho de apelar a la cláusula de conciencia.

Hoy, al cumplirse 81 años del establecimiento del Día del Periodista, los trabajadores de los medios de comunicación, empresarios del sector y la población en general deben fortalecer la convicción por la defensa de los derechos fundamentales de los ciudadanos, que solamente será posible ejercerlos sin hay libertad de prensa y se garantiza la libre expresión.