Diputados de oposición presentan querella contra los vocales del TSE

La denuncia está basada en dos pilares: el primero el Art. 168 de la CPE, que establece que hay una sola reelección, y la segunda refiere que hubo un referendo en 2016 en el que la población dijo no a la repostulación de Morales.

APG

Los vocales del órgano electoral de Bolivia que habilitaron la candidatura del presidente del país, Evo Morales, para las primarias previas a las elecciones de 2019, fueron denunciados ayer penalmente por diputados opositores, con acusaciones de corrupción e incumplimiento de deberes.

Los diputados Wilson Santamaría y Rafael Quispe, de Unión Demócrata (UD), que habían impugnado sin éxito la candidatura de Morales, y Yesenia Yarhui, del Partido Demócrata Cristiano (PDC), firman la denuncia presentada ante la Fiscalía General del Estado.

Quispe indicó que “esta mañana (ayer) hemos presentado ante la Fiscalía General del Estado una denuncia penal en contra de los vocales del Tribunal Electoral por haber sido quienes han habilitado a Evo-Álvaro”.

El diputado opositor explicó que la denuncia consta de 21 hojas fundamentadas y basadas en dos pilares: el primero el artículo 168 de la Constitución Política del Estado, que establece que hay una sola reelección, y la segunda refiere que hubo un referendo en 2016 en el que la población dijo no a la modificación de la Carta Magna y no a la repostulación de Morales.

De su parte, Santamaría señaló que no recibieron respuesta positiva del Órgano Electoral al recurso de revocatoria ni mucho menos al recurso de inhabilitación presentado por el diputado Quispe, por lo que ahora presentan la denuncia penal en contra de los vocales del TSE que aprobaron la resolución 465, “para que sea la justicia ordinaria la que inicie su trabajo”.

“Hemos denunciado a cuatro de los vocales que firmaron en sala plena, por resoluciones contrarias a la Constitución, prevaricato, incumplimiento de deberes, para que se inicien las investigaciones”, manifestó Santamaría, al presentar la querella ante la Fiscalía General en Sucre.

Los denunciados son María Eugenia Choque, Lucy Cruz, Idelfonso Mamani y Lidia Iriarte, que inicialmente habilitaron al binomio del MAS Evo – Álvaro, y en el caso de los disidentes, Antonio Costas y Dunia Sandoval, Santamaría indicó que se hará una ampliatoria.

Los denunciados son -cuatro de los seis vocales del Tribunal Superior Electoral-, quienes votaron a favor de habilitar al mandatario como candidato del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) para las primarias del próximo 27 de enero, previas a los comicios generales de octubre de 2019.

Los denunciantes acusan a estos vocales, incluida la presidenta del tribunal, María Eugenia Choque, de falta de transparencia e independencia, al haber votado “clandestinamente” el pasado 4 de diciembre en una reunión de noche y fuera de la sede del órgano electoral.

Además, califican de “ilegal” la decisión de este órgano, que se fundamenta en un fallo del Tribunal Constitucional de Bolivia que en 2017 avaló el derecho a la reelección indefinida en el país.

Los opositores entienden que estos vocales incurrieron, entre otros, en un delito contra la Constitución y las leyes del país que limitan a dos los mandatos consecutivos, por lo que piden la detención preventiva y el inicio de un proceso judicial.

Por su parte, la diputada del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), Sonia Brito, manifestó que las acciones asumidas por los opositores son “desesperadas y que no tienen ningún sentido” porque bien saben que no pueden desobedecer una resolución constitucional determinada por el Tribunal Constitución Plurinacional (TCP).

“El Tribunal Constitucional es la máxima instancia que cuando dicta una determinación es inapelable y no puede haber revisión ulterior, entonces ellos saben esto y solo hacen acciones con fines de show mediático”, acotó.

Brito agregó que la oposición al querer acabar con las instancias legales internas para luego acudir a organismos internacionales para hacer conocer su demanda ingresa en “acciones vanas”, porque los organismos de las Naciones Unidas son serios y respetuosos de las normativas de cada país.

Santamaría y Quispe fueron algunos de los opositores que impugnaron sin éxito la candidatura de Morales, dentro de un movimiento de partidos y colectivos ciudadanos que reclama respeto a la Constitución y a un referéndum que en 2016 rechazó una reforma constitucional para eliminar el límite de mandatos.

Morales, en el poder desde 2006, ya fue habilitado para un tercer mandato al establecer el Constitucional que su primero no contaba porque en 2009 Bolivia se refundó de República a Estado Plurinacional.

Morales se ha convertido en el presidente con más tiempo en el poder en su país y de ganar los próximos comicios, gobernaría hasta 2025, el bicentenario de la independencia de Bolivia.