Efectos de una devaluación

La experiencia de los bolivianos con procesos inflacionarios ha sido traumática, porque como ocurre siempre, son los ciudadanos con menos posibilidades económicas los que reciben los más fuertes golpes, mientras algunos sectores especulan con los precios, otros ocultan productos, algunos aumentan las exportaciones y casi siempre se incrementa el contrabando. Por ello me imagino que aquellos que vivieron las medidas de reestructuración económico-financiera del pasado deben sentir escalofríos cuando escuchan las palabras devaluación monetaria.

El tema salió a flote por algunos sectores que han lanzado voces de alarma sobre los efectos que la crisis argentina podría generar en Bolivia a corto plazo. Argentina que se ha visto en la encrucijada de devaluar su moneda en un 15%, con repercusiones complicadas para la economía de ese país. Los inversionistas argentinos comenzaron a liquidar sus Letras y bonos del Banco Central y compraron dólares, generando desconfianza en la política económica del gobierno del presidente Mauricio Macri, que acudió por ayuda al Fondo Monetario Internacional, organismos que no se caracteriza precisamente por salvar a los más necesitados, sino por estabilizar la economía de los países miembros, sin importar el costo social.

Es verdad que una de las principales causas para una devaluación son las crisis que se producen en otros países con los que se tiene una relación económica fuerte, y el comercio entre Bolivia y Argentina es importante. Sin embargo, el ministro de Economía, Mario Guillén, descartó la posibilidad de que en Bolivia, se aplique una devaluación del boliviano con relación al dólar, como medida de protección de la economía nacional ante la crisis del país del sur, que es uno de los principales compradores de gas natural.

Según el ministro, el gobierno sigue de cerca lo que ocurre en Argentina y por el momento no se ve la necesidad de asumir ninguna medida interna. Pero el ministro de Desarrollo Económico, Eugenio Rojas, deslizó la versión de que el Gobierno analiza incrementar hasta en un 40% los aranceles de importación de algunos productos argentinos, con el objetivo de frenar la invasión de la mercadería proveniente del vecino país. De efectuarse una medida así, con seguridad seguirían otras que Argentina podría aplicar sobre los productos bolivianos.

Una interesante explicación sobre los efectos de una devaluación monetaria se encuentra expuesta en el portal especializado Economía Web Site. Señala que cada banco central -y la economía de un país respaldan- le dan valor a su moneda. Una de las causas más comunes de devaluación ocurre cuando se aumenta la cantidad de dinero que existe en circulación, entonces cada unidad de ese dinero tiene menos respaldo y por lo tanto menos valor. A este recurso al que apelan las administraciones que están en déficit, se la llama también emisión inorgánica de dinero, es decir, sellar más billetes sin el respaldo en oro, divisas o cuantificación de recursos estratégicos debidamente respaldados por empresas especializadas.

Las consecuencias para los ciudadanos, generalmente se centran en procesos de inflación, elevación de precios, aumentos de salarios que no compensan la pérdida de valor de compra, además de que una moneda de menor valor hace más costosas las importaciones porque se las efectúa con dólares más caros. Generalmente los únicos que se benefician con una devaluación son los exportadores que reciben divisas de mayor valor. Entre otras causas, las devaluaciones se las practica cuando un país busca disminuir su deuda interna; en algunos casos para mejorar la competitividad y en otros para evitar una fuga de capitales o pérdida de reservas.