El Alto vive una jornada de bloqueos contra el Gobierno

APG

La ciudad de El Alto, la segunda más poblada de Bolivia, vivió ayer una jornada de bloqueos, que afectan especialmente al tránsito con su vecina La Paz, por el conflicto entre una universidad y el Gobierno boliviano en el que días atrás murió un manifestante.

Los bloqueos afectaron principalmente al tráfico entre El Alto y La Paz, incluido el que discurre al aeropuerto internacional que comparten ambas ciudades, según fuentes de oficiales como la Policía Boliviana y la Alcaldía paceña.

Los cortes de tráfico por parte de manifestantes obligaron además a suspender servicios de transporte público por carretera entre estas ciudades y otras urbes importantes del país, como Oruro y Cochabamba.

Además, se vio afectado el tránsito hacia Perú por el entorno del lago Titicaca.

El teleférico entre las dos ciudades funcionó con normalidad, como alternativa a los cortes de tráfico en casi una veintena de avenidas y carreteras principales en El Alto.

Los bloqueos se desarrollaron sin que se reportaran incidentes violentos, salvo algún alternado menor, y se enmarcaron en un paro cívico de dos días convocado por colectivos universitarios y vecinales de El Alto, con el apoyo de entidades sindicales.

El Gobierno boliviano reiteró a primera hora del día su oferta de diálogo, a la que accedió la Federación de Juntas Vecinales de El Alto para reunirse con varios ministros, pero el rectorado de la Universidad Pública de esta ciudad respondió que solo acudirá cuando les reciba el presidente del país, Evo Morales.

Los convocantes de las protestas, apoyadas por una huelga de hambre en la universidad, reclaman más presupuesto público para la entidad académica y el cese de varios ministros por la muerte de un joven manifestante el pasado 24 de mayo, entre otras demandas.

La versión oficial atribuyó la muerte al disparo de una canica de vidrio con un arma no reglamentaria por parte de un mando policial, que fue enviado a prisión acusado de asesinato, pero los manifestantes demandan responsabilidades políticas por el fallecimiento del universitario.

El Alto, con cerca de un millón de habitantes, es la segunda ciudad más poblada de Bolivia y uno de los feudos electorales del presidente Morales, aunque en los últimos meses distintos colectivos mostraron críticas hacia su gestión en distintas materias.

La ciudad está ubicada en el altiplano y en ella se encuentra el aeropuerto internacional que da servicio a la vecina La Paz, capital administrativa de Bolivia.

No asistieron al diálogo

De otra parte, la Universidad Pública de El Alto (UPEA) determinó no asistir al diálogo que convocó el Gobierno para el medio día de ayer sobre el tema presupuestario. Ratificó su posición de que la reunión debe ser con el presidente Evo Morales y no con ministros.

El Gobierno convocó a la UPEA a dialogar a las 12.30 en la Vicepresidencia, sin embargo, las autoridades universitarias respondieron con una nota, en la cual sostienen la posición de su Asamblea y que no existen señales claras de solución a la demanda presupuestaria.

El ejecutivo de la Federación Universitaria Local (FUL), Franz Contreras, explicó que la UPEA pretende la modificación de la Ley 195, que dispone la cantidad de recursos que se le otorgan, y que una reunión con ministros sólo serviría para hacer “parches”.

No obstante, algunos dirigentes de organizaciones sociales de El Alto, como la COR, sí asistieron a la Vicepresidencia.