El aviador se comió al canario y sigue en la pelea del primer puesto

APG

Con algunos sobresaltos producto del trajín del partido, el plantel de Wilstermann logró la victoria contra Destroyers al que le ganó por 2 a 1 en el estadio Félix Capriles, de Cochabamba. El encuentro correspondió a la décima octava fecha del torneo que regenta la Federación Boliviana de Fútbol.

El plantel aviador sumó 33 puntos, los mismos que tiene el elenco de Nacional Potosí por lo que son conscientes que el tablero está apretado y no tienen tiempo para las distracciones, pues un error puede llevarlos a sitiales que no persiguen, pues para todos los elencos la prioridad es la clasificación a una Copa internacional y el título del torneo, algunos están cerca otros tienen el propósito de recuperar espacios.

Con esos antecedentes ambos equipos ingresaron al campo de juego con una sola idea, pero fueron los rojos los que anotaron un gol de vestuario, Cristian Chávez, de Wilstermann el jugador recibe un centro perfecto, acomoda la pelota y con remate cruzado la manda al fondo de las redes, el arquero Elder Arauz, de Destroyers quedó parado sin poder de reacción.

Esa conquista desequilibró el esquema de juego que tenía pensado proponer el técnico Oscar Ramírez, quien no puede creer cómo su equipo caía en un tiempo impensado. Pero después fue reaccionando y atacó con todo, aunque de manera intrascendente, pues en cada ataque los rojos se duplicaban pese a que los canarios llegaban como un fantasma.

Con el 1 a 0 a su favor los rojos cochabambinos bajan las cargas y es en el minuto 41 cuando Jefferson Tavarez, de Destroyers ingresa por la banda derecha para emparejar el marcador ante la pasividad de los rojos que nada pueden hacer ante el remate que fue de rebote, el jugador estaba atento y no desaprovecha la posibilidad del tanto.

Para el segundo tiempo tanto Guillermo Álvaro Peña como Ramírez estudian el accionar de uno y otro equipo, los jugadores de ambos equipos estaban concentrados en el trabajo que recomendaron los entrenadores. De igual manera ambos técnicos realizan cambios en su alineación titular que permite mayor movimiento en ambos equipos.

Un cabezazo que llegó a los 49 minutos del compromiso permitió que los rojos cochabambinos se coloquen en ventaja mediante Alejandro Meleán, el jugador estaba atento a la jugada y se acomoda en el lugar preciso para recibir la pelota y enviarla a las redes del canario.

Después de gol los dos equipos aprovechan cada distracción de los equipos, pero sin trascendencia, pues no lograron convertir un tanto más, por lo que el partido finaliza por un marcador apretado de 2 a 1, que más favorece a los jugadores de Wilstermann que lograron su cometido, no menos cierto es que el camino a continuar será muy pedregoso.