El español Miguel Ángel Portugal vuelve para dirigir a Wilstermann

APG

El español Miguel Ángel Portugal asumió ayer como entrenador de Wilstermann de Cochabamba, que el próximo año jugará la Copa Libertadores frente al Boca Juniors argentino, el Atlético Paranaense brasileño y el Deportes Tolima colombiano.

El Rojo de Cochabamba será el segundo equipo boliviano que dirigirá el técnico español.

Entre 2012 y 2013 condujo a Bolívar de La Paz, al que condujo en ese último año al título del torneo Clausura.

El presidente de Wilstermann, Grover Vargas, dijo que el próximo año habrá mucho en juego, pues el club cumplirá setenta años y espera una celebración especial, por lo que espera «conformar el mejor plantel».

Añadió que Portugal es la mejor opción para sustituir al boliviano Álvaro Peña para dirigir al equipo aviador y confió en que «va a dar grandes alegrías a esta institución».

«Queremos representar de manera digna y profesional a nuestro país en la Copa Libertadores de América. Queremos recuperar nuestro título, entonces le deseo el mejor de los éxitos», dijo Vargas.

El español, que ha firmado contrato por un año, coincidió en que sus retos principales serán ganar el campeonato local y «llegar lo más lejos en la Copa Libertadores».

«Son retos importantísimos. No soy de prometer nada, pero lo que sí prometo es mi entrega total con mis conocimientos para conseguir el éxito lo más alto posible», sostuvo.

Wilstermann obtuvo un cupo a la Libertadores tras coronarse campeón del torneo Apertura 2018, pero no pudo reeditar el título y se resignó al quinto lugar en el Clausura que concluyó este pasado miércoles.

La mejor campaña de los aviadores en la Libertadores fue en 2017, cuando llegaron hasta cuartos de final bajo el mando del peruano Roberto Mosquera.

Portugal opinó que Mosquera «ha puesto el reto muy difícil», porque no es sencillo «para un equipo boliviano llegar a cuartos de final», pero señaló que aunque sea complicado, intentará al menos igualar esa marca.

Sobre los rivales del aviador en la Libertadores, el español mantuvo que «si lo ve una persona que no tiene ningún interés particular, diría que es un grupo difícil, uno de los más difíciles» del torneo continental.

«Pero a mí me gusta repetir siempre (que) para los grandes no hay nada fácil y para los pequeños no hay nada difícil», puntualizó.