El Gobierno da fondos contra el cáncer tras protestas de enfermos

EFE

El Gobierno boliviano anunció ayer una partida de unos tres millones de dólares para agilizar la atención a pacientes de cáncer, que desde hace meses demandan mejoras en el sistema sanitario para ser tratados adecuadamente.

El ministro de Salud de Bolivia, Rodolfo Rocabado, explicó a los medios que la partida fue aprobada en la reunión del gabinete de Gobierno del miércoles, en cumplimiento de un compromiso anunciado por el presidente del país, Evo Morales.

El objetivo es agilizar los tratamientos para los enfermos, hasta un mínimo de cinco pacientes al día, para llegar progresivamente al mayor número posible y reducir las listas de espera, indicó el ministro.

“El Estado tiene un compromiso y lo va a cumplir”, aseveró Rocabado, quien subrayó que el tratamiento de cáncer infantil será cubierto en su totalidad de forma inmediata y paulatinamente lo serán también otros como el de mama o próstata.

No obstante, reclamó una mayor conciencia en el país sobre la problemática del cáncer.

Al respecto, lamentó prácticas como la de pedir día libre en el trabajo para acudir a chequeos preventivos a los que luego mucha gente “no va”, por lo que aseguró que se trata de “un problema de conciencia, no de desconocimiento de la sociedad”.

La partida presupuestaria está prevista para un año en hospitales públicos y privados de varias de las principales ciudades del país, como Santa Cruz, La Paz y Cochabamba, para que cientos de pacientes reciban gratis tratamientos que cuestan entre 4.000 y 7.000 dólares, de acuerdo con el ministro.

Colectivos de enfermos se manifestaron en las últimas semanas en el país en demanda de una mayor mejor atención, ante su difícil situación económica para costear el tratamiento, la falta de equipos médicos o su precariedad en los hospitales y otras carencias pese a las promesas de mejoras por parte de las autoridades locales.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, planteó la pasada semana un cambio constitucional para que sea el Estado el que gestione directamente el sistema sanitario, que actualmente depende de los gobiernos regionales y municipales.