El Gobierno decreta amnistía e indulto para más de 2.500 procesados

ABI

El Gobierno de Bolivia emitió un decreto presidencial de amnistía e indulto para presos con condenas menores a ocho años y condenados con medidas sustitutivas, que espera beneficiar a más de 2.500 procesados, informaron fuentes oficiales.

La emisión de este decreto se realizó en la Casa Grande del Pueblo, el Ejecutivo en La Paz, con la presencia del presidente de Bolivia, Evo Morales; los ministros de Justicia, Héctor Arce; Gobierno (Interior), Carlos Romero; y Presidencia, Alfredo Rada; y el Defensor del Pueblo, David Tezanos.

«Nuevamente escuchando el pedido de algunos hermanos detenidos, un informe llega mediante el Ministerio de Gobierno, Justicia y el Defensor del Pueblo y conjuntamente proyectamos este decreto presidencial», explicó Morales en una comparecencia ante la prensa.

Según Morales, este decreto espera beneficiar a detenidos por delitos leves que tienen bajo su responsabilidad a niños lactantes, personas con discapacidad y mujeres embarazadas, entre otros casos.

Por su parte, el ministro de Justicia señaló que este decreto espera beneficiar a 2.535 personas, de éstas al menos 1.035 con amnistía y 1.500 con el indulto.

Arce detalló que la amnistía beneficiará a las personas que están con detención preventiva o medidas sustitutivas por delitos menores o iguales a la pena de cinco años de reclusión, además de que podrán ser acreedores los detenidos por delitos menores o iguales de ocho años de prisión, siempre y cuando haya un acuerdo con la víctima.

Además de procesados que tienen a su cargo a personas con discapacidad de grado grave o muy grave, mujeres embarazadas o con niños menores a 1 año.

No podrán ser beneficiados quienes hayan cometido delitos de violencia familiar, uso indebido de bienes y servicios, incumplimiento de deberes, contratos lesivos al Estado, homicidios culposos, sedición, estupro, pornografía, corrupción de menores y conducta antieconómica, entre otros.

En el caso del indulto se beneficiarán los presos que tienen sentencia ejecutoriada, detención domiciliaria o libertad condicional si no son reincidentes, que padezcan una enfermedad grave o terminal, mujeres que estén embarazadas o que tengan a su cargo niños menores a 6 años y que hayan cumplido con la cuarta parte de su condena, entre otra casuística.

Arce señaló que este decreto no puede ser aplicado a personas que estén vinculados con los delitos de traición a la patria, terrorismo, tenencia o uso de armas, feminicidio, homicidio, infanticidio, contrabando, corrupción, cuando las víctimas sean menores de edad o cuando el Estado sea parte querellante.

El presidente Morales señaló este decreto también aporta para acabar con la retardación de la justicia y que se trabaja en otras normas para la abreviación del proceso penal.

El Gobierno boliviano ya promulgó anteriormente varios decretos de este tipo, llamados para sacar de las cárceles a presos con sentencias por delitos de poca gravedad o con juicios pendientes por las mismas causas.