El Gobierno dice que opositores no votarán por falta de militancia

La convocatoria a la abstención de partidos opositores para no votar en las primarias del domingo se debe a su falta de militancia, expresó el vicepresidente del país y candidato por el gobernante MAS, Álvaro García Linera.

“Han preferido decir que no van a ir a votar, en el fondo nadie iba a votar por esos partidos, no tienen militantes”, declaró García Linera en La Paz.

El vicepresidente llamó a las agrupaciones de oposición “like partidos”, bajo el argumento de que se forman por la aprobación que reciben al recibir en Facebook “me gusta”, like en inglés, pero sin militancia, ideología y vida orgánica, y que aparecen por las “ansias desesperadas” de llegar a ocupar un puesto público.

García Linera recordó las veces en que partidos de oposición convocaron a manifestaciones y fracasaron porque “no tienen la capacidad de movilización”.

Además, indicó que responden a una lógica de “partido de patronazgo”, mientras que la estructura a la que representa, el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), es un partido de masas.

Este jueves gran parte de las agrupaciones de oposición anunciaron que no asistirían a votar, tras señalar que las elecciones primarias servirán para validar la que consideran una candidatura ilegal del presidente boliviano, Evo Morales, y de García Linera.

También argumentaron que las primarias representan un gasto innecesario, ya que las ocho fuerzas habilitadas para esos comicios no tendrán competencia interna porque únicamente presentaron un solo binomio para los cargos a la presidencia y vicepresidencia del país.

Esa convocatoria a no votar fue hecha por Comunidad Ciudadana del expresidente boliviano Caros Mesa, el Partido Demócrata Cristiano (PDC) del también exmandatario Jaime Paz Zamora, la alianza Bolivia Dice No del senador Óscar Ortiz y el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) de Virginio Lema.

Morales y García Linera están habilitados para ser candidatos gracias a un fallo en 2017 del Tribunal Constitucional de Bolivia que abrió la posibilidad de la elección indefinida y que se contrapuso a un referéndum que negó a ambos esa posibilidad en 2016.

El Tribunal Supremo Electoral habilitó la candidatura del binomio Morales-García tras considerar en diciembre pasado que el fallo constitucional prevalece sobre la consulta popular, que piden los opositores que se respete.