El hilo de unión

El Gobierno se impuso y ganó una nueva batalla a la desorganizada oposición, logrando la sanción de la nueva Ley de Organizaciones Políticas, gracias a la mayoría que controla en la Asamblea Legislativa. La nueva norma incluye una cláusula que hace vinculante la elección de candidatos en las elecciones primarias, que se realizarán el 27 de enero próximo, dejando prácticamente sin tiempo para organizarse y buscar alianzas en los sectores de oposición. Esta situación precipitó una reunión de emergencia realizada en Sucre, donde diversas organizaciones decidieron acciones para “defender la democracia”.

Postulando la unidad nacional, los delegados de las plataformas de diversos sectores y organizaciones sociales del país se reunieron en la capital del país, convocando a la resistencia civil pacífica con marchas de protesta que se efectuarán el 21 de cada mes y paros escalonados, en defensa del respeto a la Constitución Política del Estado. En esta reunión, la segunda que moviliza a organizaciones sociales, entre los participantes como invitado estuvo el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas y otros profesionales que respaldan este movimiento cívico que busca el respeto a la voluntad ciudadana reflejada en el referéndum del 21 de febrero de 2016, así con el cumplimiento de la CPE.

La reunión acordó una serie de medidas que comienzan por exigir al Tribunal Supremo Electoral (TSJ) que respete la carta magna y el resultado del 21 F. En caso de que se dé curso a la candidatura de Evo Morales, al día siguiente, se entrará en paro y habrá movilizaciones permanentes. Además el 5 y 18 de noviembre se realizará una marcha nacional en “defensa de la democracia”. Asimismo, para el 1º de octubre está prevista otra marcha desde Caracollo a La Paz.

En la reunión se insistió en convocar a la unidad de todos los sectores, organizaciones sociales, partidos políticos y entidades cívicas, que frente a la actual situación en lugar de halar de candidatos, deben buscar la unidad en torno a un solo objetivo, no permitir que se habilite a Evo Morales como candidato; el rechazo a la ley de organizaciones políticas; además del respaldo a las medidas de presión de los cocaleros de Yungas que demandan justicia y apoyar a los gremiales del país que protestan por las presiones tributarias.

La reunión también determinó interpelar a los partidos políticos para que no participen de las elecciones primarias, además de efectuar vigilias en los tribunales departamentales el 21 de cada mes. Tanto las organizaciones sociales como las plataformas y algunos partidos, consideran que no existen condiciones para un proceso electoral democrático y en igualdad de condiciones.

De hecho, la nueva Ley de Organizaciones Políticas contempla que las alianzas partidarias se conformen hasta la segunda semana de noviembre. Los pactos políticos deben realizarse 75 días antes del desarrollo de las elecciones primarias que están previstas para el 27 de enero de 2019. El inciso (a) del artículo 51 de la Ley sancionada, establece que para elecciones generales, los partidos políticos y agrupaciones ciudadanas que opten por la elección del binomio presidencial en alianza, deberán registrar la misma al menos 75 días antes de la realización de la elección primaria del binomio presidencial.

Los partidos políticos y las alianzas podrán inscribir a uno o más binomios para la elección primaria ante el Órgano Electoral 100 días antes de que se desarrolle la elección primaria. En estas condiciones, el ambiente político se tensiona frente a la pugna entre la intensión del régimen de Gobierno de prolongarse en el poder y una oposición que hasta ahora ha sido incapaz de reorganizarse, ofrecer alternativas políticas o propuestas concretas.

Las elecciones de 2019 no son sorpresa, ya que están previstas en las normas legales, pero hasta este momento la oposición no pudo lograr perfilar un hilo de unión que haga posible fortalecer una posición contestataria. La nueva iniciativa surgida en Sucre parece tardía, pero no hay peor lucha que la que no se hace.