El Parlamento descarta un brexit abrupto y deja la prórroga como única opción

EFE

El Parlamento británico descartó salir de la Unión Europea (UE) en cualquier momento y circunstancia sin acuerdo, lo que deja una prórroga del «brexit» como única opción viable.

Por 321 votos a favor y 278 votos en contra, los diputados apoyaron la moción enmendada no vinculante del Gobierno que extiende el rechazo a un «brexit» sin acuerdo no solo al 29 de marzo, sino en cualquier caso.

Además, los parlamentarios rechazaron ayer, por una amplia mayoría de 210 votos, una iniciativa conocida como el compromiso Malthouse, que instaba a retrasar la ruptura hasta el 22 de mayo para que el país se prepare para una salida no negociada.

Un aplazamiento se convierte en la única opción plausible, después de que la Cámara de los Comunes descartara también el martes el acuerdo de salida suscrito entre Londres y Bruselas.

Los tres documentos adicionales que la primera ministra británica, Theresa May, agregó «in extremis» antes de la votación para conseguir el beneplácito de los parlamentarios no fueron suficientes.

Estos dieron la espalda a esos textos -por 391 votos en contra y 242 a favor-, después de que el abogado general del Estado, Geoffrey Cox, advirtiera que las concesiones otorgadas a última hora por la UE no eliminan los «riesgos» de la salvaguarda irlandesa, principal preocupación dentro de la cámara.

De este modo, casi con total seguridad, el Parlamento aprobará este jueves extender el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, en virtud del cual se iniciaron los dos años de negociaciones entre Londres y Bruselas y que establecía el 29 de marzo como fecha para el «brexit».

En la moción presentada por el Gobierno que los diputados votaran mañana, May propone que el Reino Unido pida una prórroga de tres meses, hasta el 30 de junio, si para dentro de una semana, 20 de marzo, el Parlamento ha conseguido consensuar un acuerdo.

De lo contrario, el texto indica que el Ejecutivo necesitará entonces pedir «una extensión más larga», que obligaría al país a tener que participar en las próximas elecciones al Parlamento Europeo, que tendrán lugar entre el 23 y 26 de mayo.

Sea como fuere, para que pueda producirse ese aplazamiento, los veintisiete países de la UE debe de forma unánime dar su visto bueno, algo que, según ha advertido la propia UE, ocurrirá únicamente si Westmisnter explica para qué lo quiere.

Con esta hoja de ruta, la «premier» pone de manifiesto que sigue confiando en la posibilidad de que su acuerdo salga adelante en Westminster en el plazo de siete días, a pesar del Parlamento lo ha lapidado en dos ocasiones, por márgenes de 230 votos en enero y 149 ayer.

Sobre la opción de negociar un acuerdo distinto con la UE, May recordó que Bruselas ha sido clara en que el pacto que está sobre la mesa «es el único posible».

En cuanto a la celebración de un segundo referéndum dijo que traería consigo el riesgo de cancelar el «brexit» y que «dañaría la frágil confianza de los ciudadanos británicos en los miembros de esta cámara».

Además, recordó que a pesar de la enmienda no vinculante aprobada ayer, abandonar el club comunitario sin un acuerdo dentro de 16 días sigue siendo la opción legal «por defecto» si no se «acuerda otra cosa» antes de esa fecha.

El ministro británico de Comercio Internacional, Liam Fox, recordó en la clausura del debate celebrado antes de la votación que el 80 % de los diputados de la cámara baja fueron escogidos bajo programas electorales que se comprometían a respetar el resultado del referéndum del 23 de junio de 2016, que dio la victoria al «brexit».

«O nos vamos con acuerdo, y el único posible es el de May, o nos vamos sin acuerdo. La única alternativa a eso es revocar el Artículo 50 y que no haya ‘brexit'», concluyó.