El partido de Erdogan logra anular la victoria de la oposición en Estambul

EFE

Cinco semanas después de su derrota en los comicios elecciones locales de Estambul y tres después de que el candidato opositor asumiera la alcaldía, el partido del presidente Recep Tayyip Erdogan, el islamista AKP, ha logrado la anulación del resultado y la repetición de elecciones en la mayor ciudad turca.

La Comisión Electoral de Turquía (YSK) aceptó la impugnación presentada por el AKP contra la victoria, por un muy estrecho margen de votos, del socialdemócrata CHP, que acababa con 25 años de gobiernos de partidos islamistas en Estambul.

La nueva fecha electoral será el 23 de junio, según anunció la YSK en un comunicado.

Ese organismo detalló que, según la normativa, el socialdemócrata Ekrem Imamoglu, que juró el cargo el 17 de abril pasado, dejará ahora de ser alcalde y será sustituido por un regidor interino.

«Trataron de robarnos estas elecciones en la noche del 31 de marzo», denunció el propio Imamoglu ante miles de personas congregadas en una amplia zona verde en el distrito de Beylikdüzü, que gritaban consignas contra Erdogan.

«Cuando no pudieron, presionaron a la YSK. Y la Comisión se inclinó ante ellos», dijo.

«Nunca nos rendiremos», dijo el político, quien aseguró que «toda la conciencia del país» está con él.

El candidato socialdemócrata ganó las elecciones del 31 de marzo con sólo 23.000 papeletas de ventaja, de un total de 8,8 millones de votos, diferencia que se redujo a poco más de 13.000 tras varios recuentos exigidos por el AKP.

La victoria fue un duro golpe para el AKP, que gobierna Turquía desde 2002, porque Estambul no solo reúne el 20% de la población de Turquía, sino también el 30% de su PIB y las arcas municipales manejan un enorme presupuesto, que facilitaba al AKP posicionarse en los barrios desfavorecidos como «el partido de los pobres».

Pero, además, el triunfo de Imamoglu tuvo una carga simbólica, porque fue como alcalde de Estambul donde empezó Erdogan en 1994 su fulgurante carrera.

Tras formalizarse la victoria electoral del candidato opositor, el AKP elevó a la YSK una impugnación por «razones extraordinarias», alegando fraude.

La YSK ha admitido el argumento de que 225 presidentes y 3.500 miembros de mesas electorales no eran funcionarios públicos, como manda la ley, por lo que el resultado se considera inválido.

Al respecto, el alcalde socialdemócrata aseguró que esa misma situación se da en todas las citas electorales, sin que nunca se haya impugnado un resultado por ese motivo.

El CHP celebrará mañana una reunión de urgencia en Ankara para debatir la posición a adoptar, y también el AKP se reúne esta noche bajo la presidencia de Erdogan.

Mientras, Imamoglu pidió a sus seguidores que no desesperen y que protesten contra esta decisión, cada uno en su ámbito.

Ilhan Cihaner, miembro de la Ejecutiva del CHP, declaró a Efe que va a proponer que el partido boicotee la nueva cita electoral y no participe, ya que cree que el AKP manipulará el resultado.

Aunque la Bolsa de Estambul ya había cerrado al producirse el anuncio, la reacción negativa de los mercados se manifestó en una nueva caída de la lira turca, que se situó en los 6,8 liras por euro, la cota más baja desde mediados de octubre.

Repetir elecciones crea inseguridad entre los inversores internacionales, al mostrar que las reglas democráticas se intentarán adaptar a los intereses del Gobierno, según explicó hace escasos días a Efe un alto cargo empresarial con intereses en Turquía, que pidió no ser identificado.

«Si realmente se decide anular los comicios, mi empresa y otras similares nos plantearemos muy seriamente si podemos seguir haciendo negocios en Turquía», dijo el empresario citado.