El servicio de videoarbitraje podría costarle hasta 2 millones a Bolivia

La implementación del Video de Asistencia Arbitral (VAR) para el campeonato de la División Profesional de fútbol de Bolivia podría suponer una inversión que oscila entre los 840.000 a los dos millones de dólares.

El gerente de la empresa española Mediapro en Bolivia, Claudio Martins, aseguró que el costo de hasta dos millones de dólares corresponde a un año de «contrato de servicios» que no incluye la venta de equipos, reportó la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Durante una presentación del videoarbitraje al Consejo de la División Profesional, en la ciudad boliviana de Santa Cruz, Martins indicó que la instalación técnica del VAR podría implicar algunas adaptaciones en los estadios que «no serán cosas estructurales».

La puesta en marcha del VAR implica además un apoyo «en la certificación» del torneo boliviano, que necesariamente debe acompañar con un proceso de capacitación de personal avalado por la FIFA, aseguró Martins, citado por la federación.

A juicio del gerente de Mediapro, el VAR es algo que «va a llegar a Bolivia» en algún momento entre 2020 y 2022, ya que «es la tendencia global», además de que «va a ser un requisito de FIFA».

Por su parte, el gerente de Desarrollo de la empresa Tecnoaméricas, el colombiano Luis Eduardo Pinzón, planteó «vender los equipos (del VAR) a la FBF» como parte central de su propuesta cotizada en unos 840.000 dólares, con un costo aproximado de 26.000 dólares por partido.

Esta alternativa contiene la posibilidad de que la federación pueda manejar los equipos «según su necesidad», remarcó.

«Es bueno ver alternativas y opciones diferentes. Nosotros no pretendemos pelear ni competir con nadie, sino mostrar una opción viable» para la instalación del VAR, declaró, según un comunicado de la FBF.

El campeonato boliviano se juega actualmente en nueve estadios en las ciudades de La Paz, El Alto, Santa Cruz, Montero, Warnes, Cochabamba, Oruro y Potosí, algo variable en función de los ascensos y descensos que podrían afectar a algunos de los catorce equipos que disputan la competición.

Futbolistas, dirigentes, aficionados y parte del periodismo deportivo boliviano han cuestionado en el último tiempo el desempeño de los jueces en los partidos de fútbol, por supuestos errores o fallas de apreciación en jugadas determinantes como las expulsiones.

En marzo pasado el accionista principal de la empresa Baisa, que administra al Bolívar, Marcelo Claure, propuso por Twitter costear los «costos totales» de la implementación del VAR, lo que fue aceptado por el presidente de la FBF, César Salinas.

Claure, empresario boliviano afincando en Estados Unidos, estaba invitado a la reunión en Santa Cruz, a la que finalmente asistieron representantes de su club.

El Video de Asistencia Arbitral se aplicó por primera vez en el Mundial de Rusia 2018, lo utilizan algunas de las ligas más importantes de Europa y de América, y está previsto en países como Paraguay para la próxima temporada.

La Federación Boliviana de Fútbol presentará su decisión final en unas dos semanas.