El Silala en la mira de la CIJ

Dr. Wilber Cabrera Ríos

Existe “nerviosismo y preocupación” en Bolivia y particularmente en Potosí, por el giro que adquirió la defensa de Bolivia en el caso de la demanda marítima.

No hay dónde perderse, la sentencia es inapelable.

Los parlamentarios Edwin Rodríguez, Gonzalo Barrientos, afirmaron que se imponía elaborar una nueva estrategia para defender, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, un recurso natural de Bolivia como es el Silala.

“No quisiéramos lamentar una otra labor negativa a los intereses nacionales, por ello hemos pedido se designe a otro equipo de profesionales bolivianos para que Chile no se salga con la suya”, advirtieron.

El pueblo está anonadado por la sentencia de la CIJ de La Haya que el 1º de octubre de 2018 favoreció a Chile, de ninguna manera tolerará “llovido sobre mojado”.

Debemos mostrar entereza, perseverancia y positivismo, a la espera que la Corte Internacional de Justicia obre en base a pruebas documentales hídricas y de Derecho. Bolivia sostiene que los manantiales del Silala tienen nacimiento en territorio boliviano, mientras que Chile arguye que es un río de curso internacional. Bolivia se funda en estudios realizados en la zona del Silala, que incluyen investigaciones geológicas, geofísicas, hidráulicas, hidrológicas, hidroquímicas y medio ambientalistas, que confirman que las aguas del Silala, fluyen a territorio chileno por las obras de canalización realizadas en el siglo pasado.

Qué hay susceptibilidad, ni duda quepa, los potosinos piden al Órgano Ejecutivo no se deje llevar por “recomendaciones” sino que verifique la clase de pruebas técnicas y alegatos de fondo y forma que se presentó ante la Corte Internacional.

El Gobierno debe tener presente el llamado de los representantes potosinos y obrar en consecuencia para que las sorpresas no sean escalofriantes.

Es de desear que el Tribunal de puro derecho rechace la demanda chilena.