El teleférico de La Paz suma una nueva línea con vocación de seguir creciendo

APG

La red de teleférico entre las ciudades bolivianas de La Paz y El Alto, considerada la más extensa del mundo a mayor altura, sumó una nueva línea, la novena, con vocación de seguir creciendo.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se convirtió en el primer pasajero de la nueva Línea Café de esta red de la empresa estatal Mi Teleférico, que desde este jueves da servicio en el este de La Paz.

Morales apretó el botón de entrada en funcionamiento del recorrido de unos 714 metros, con capacidad para transportar cerca de 3.000 pasajeros por hora en cada sentido, en un tiempo de 3 minutos y 18 segundos, con 26 cabinas que circulan a través de 7 torres.

El mandatario aseguró que el teleférico entre ambas ciudades recibe «lindos comentarios» en otros países de Suramérica, por ser «un proyecto tan hermoso» para el transporte urbano en urbes situadas en plenos Andes.

«Vamos a continuar ampliando», aseguró el jefe de Estado sobre futuras líneas entre La Paz, sede de Gobierno, y El Alto, la segunda ciudad más poblada de Bolivia.

El discurso de inauguración dio paso a celebraciones por el primer día de la nueva línea, con invitación a café, por el color de sus cabinas, y actividades recreativas como actuaciones musicales en sus estaciones.

La línea es la más corta de esta red de transporte por cable que discurre a una media de 3.800 metros de altitud entre La Paz, en una ladera de la montaña, y El Alto, en el altiplano, ciudades que juntas suman casi 2 millones de habitantes de los cerca de 11 de toda Bolivia.

El teleférico ofrece una alternativa al tráfico rodado, evitando los atascos, y desde su apertura en 2014 suma más de 125 millones de pasajeros, además de haberse convertido en atractivo turístico por las vistas de los Andes que se disfrutan desde sus cabinas.