El ‘Tri’ contra el amanecer de Neymar

EFE

La selección de México buscará este lunes otra sorpresa similar a la que protagonizó en su primer partido, contra Alemania (0-1), ante un Brasil que espera el definitivo amanecer de su astro, Neymar, en el partido por una plaza en cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 que se disputará en Samara, a orillas del Volga.

Fuera de combate el argentino Lionel Messi y el luso Cristiano Ronaldo, que se han repartido los últimos diez Balones de Oro, a Neymar se le abre la posibilidad -con permiso de sus compañeros en el PSG galo Kylian Mbappé, la joven estrella francesa, y el uruguayo Endinson Cavani- de sentarse en el trono de un Mundial sin jerarquías.

Pendiente de recuperar su plenitud física, lastrada por la lesión en el quinto metatarso del pie derecho de la que se operó en marzo, Neymar se prepara a fuego lento. Pero en cualquier momento puede explotar.

Con otros protagonistas, entre ellos Philippe Coutinho, una sólida defensa y el empaque que le da a su centro del campo el madridista Casemiro, la selección que dirige Adenor Leonardo Bacchi ‘Tite’, ha ido de menos a más y, como primera del grupo E, se cruzará con México.

El cuadro azteca acabó segunda del F, tras animar el Mundial mostrándole la salida de urgencia a la ‘Mannschaft’ y ganando los dos primeros choques, aunque cayó en el tercero, ante Suecia.

La ‘canarinha’ empezó empatando (1-1) con Suiza en Rostov, con gol de Coutinho, que repitió ante Costa Rica, en un partido disputado en San Petersburgo que no se resolvió hasta el tiempo añadido, merced a un tanto del barcelonista en el 91 y otro de Neymar, en el 97 (2-0). Paulinho y Thiago Silva certificaron con sus tantos ante Serbia (2-0), en el estadio Spartak de Moscú, el pase a octavos del único pentacampeón de la historia.

Con un gol de su estrella emergente, Hirving ‘Chucky’ Lozano, México tumbó en el Luzhniki moscovita al equipo de Joachim Löw, en un primer choque que Alemania no había dejado de ganar en los siete anteriores Mundiales. Carlos Vela y ‘Chicharito’ Hernández, máximo goleador de la historia del ‘Tri’, anotaron en el triunfo ante Corea del Sur (2-1), en Rostov; pero México resbaló contra Suecia (0-3) en Ekaterimburgo, antes de que los asiáticos tendiesen su mano a los mexicanos al tiempo que le entregaban las tarjetas de embarque a los alemanes.

El colombiano Juan Carlos Osorio -que en Rusia volteó su situación para acabar con su nombre coreado por la afición mexicana- había sido muy criticado debido a sus constantes rotaciones. Después de 50 partidos sin repetir alineación, calcó contra Suecia la del encuentro anterior. Y todo salió, esta vez, al revés de lo esperado.

Un empate le hubiese valido para circular por la teórica parte ‘suave’ del cuadro, pero México cayó ante Suecia y ahora se jugará los cuartos ante una de las grandes favoritas.

Con la ausencia, por sanción, de Héctor Moreno -central de la Real Sociedad-, que será muy probablemente reemplazado por Hugo Ayala, no queda más remedio que volver a cambiar piezas. El ‘Tri’ recupera de esta forma su rutina. E intentará un segundo bombazo, haciendo suyo el lema del ‘Profesor’ Osorio, que invita a jugar con valentía y con “el amor a ganar antes que con el temor a perder”.

La principal duda de Tite será la de Marcelo, que el miércoles tuvo que dejar el terreno de juego a las primeras de cambio, con un espasmo en la columna. El lateral izquierdo madridista no se entrenó desde entonces. Dedicó todo su tiempo a la fisioterapia y, a pesar de que el médico Rodrigo Lasmar se ha declarado optimista, no hay que descartar que su puesto lo ocupe el atlético Filipe Luis.

Danilo, convocado como suplente de Daniel Alves, tomó el puesto de titular ante la baja por lesión del jugador del PSG y por una lesión muscular cedió la posición en pleno Mundial a Fagner. Tras dos partidos, Danilo se ha recuperado plenamente y en manos del técnico está decidir si le devuelve el puesto o si mantiene a su sustituto, que se ha desenvuelto con competencia y sobriedad.

Tite dispondrá, sobre el papel, de todos sus hombres, salvo Douglas Costa -que no se ha recuperado aún de su lesión en el muslo derecho-, para medirse a México, que no juega cuartos desde que organizara su segundo Mundial, en 1986 (cayó en los penaltis, ante Alemania).

Un equipo que, en palabras de Osorio, juega con ideas parecidas a las de Brasil, que para el seleccionador mexicano es “es el mejor del mundo en la actualidad” y mucho más que Neymar. En cuya magia, no bastante, sigue confiando la ‘canarinha’.