Empresarios insisten en anular el segundo aguinaldo

APG

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas, insistió ayer en la anulación del segundo aguinaldo y lamentó la decisión de flexibilizar el pago de ese beneficio, que no respetó el cuarto intermedio del diálogo.

«A tiempo de ratificar nuestro rechazo al segundo aguinaldo advertimos que pese a su obligatoriedad muchas empresas no están en las posibilidades de cumplir con esta injusta obligación, en consecuencia, exigimos la anulación de esta medida (…), el diálogo no ha concluido de manera adecuada, no se ha respetado el cuarto intermedio y lamento mucho definitivamente la medida», dijo en conferencia de prensa.

El Gobierno fijó el 31 de marzo como plazo para el pago del segundo aguinaldo en el sector privado, determinó que un 15% debe destinarse a la compra de productos nacionales y 15.000 bolivianos de salario como tope para entregar ese beneficio.

Nostas dijo que esa medida solo es un «paliativo» para algunas empresas porque «no garantiza ni promueve la calidad de vida de la población y de los trabajadores».

Advirtió que el pago de ese beneficio, amenaza a la sostenibilidad de los sectores empresariales, pone en riesgo la estabilidad del empleo formal, y atenta con la productividad y la inversión privada.

«Esperamos que el Gobierno nacional haya valorado las consecuencias de esta definición que se acumulan una serie de medidas que no contribuyen al desarrollo, crecimiento y progreso de Bolivia, emplazamos que la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) para que pueda explicarle al resto de trabajadores formales, a los jóvenes por qué en Bolivia no se puede generar empleo digno», cuestionó.