Empresarios piden mayor inversión nacional y extranjera en Bolivia

APG

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) advirtió de que el crecimiento de Bolivia debe dejar de apoyarse en un mayor endeudamiento y propuso apostar por una mayor inversión privada nacional e internacional, con base en un trabajo conjunto con el Estado.

El gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, en una comparecencia con los medios en La Paz, indicó que es necesario revertir el déficit fiscal y comercial externo que se ha presentado en el país por quinto y cuarto año consecutivo, respectivamente.

El proyecto de ley del Presupuesto General del Estado de Bolivia para 2019 prevé un déficit fiscal del 6,98 %, frente al previsto para 2018 del 8,32 %.

El déficit comercial se redujo a mitad del presente año a unos 115 millones de dólares, frente al promedio de alrededor de 600 millones de 2016 y 2017, según datos del Instituto Nacional de Estadística de Bolivia.

“No podemos seguir apostando a seguir creciendo a costa de un mayor endeudamiento, debemos apostar a crecer sobre la base de una mayor inversión privada tanto nacional como extranjera”, expresó Rodríguez.

Para ello, el gerente manifestó que debe existir un trabajo en conjunto entre el Gobierno y los empresarios, que esperan una serie de “señales del Ejecutivo que apuntalen la labor del sector empresarial” y así generar más divisas.

Rodríguez detalló que se debe impulsar contratos con industrias para producir biodiesel, que ayudarían a ahorrar al menos 600 millones de dólares de importación de diesel cada año.

“No solamente contribuiría en nuestra autosuficiencia energética, sino que a una menor contaminación del medioambiente”, apuntó.

También manifestó que cree necesario que se apueste por la biotecnología, para que el sector agrícola aumente los rendimientos en productos como la soja, maíz, algodón y caña de azúcar.

“Si hay un sector que puede mover la economía, que puede generar efectos multiplicadores, es el agrícola”, sostuvo.

Esto ayudaría a abrir nuevos mercados, principalmente asiáticos, más Rusia, con quien el Gobierno está negociando, según Rodríguez.

Además de que se impulse el sector turístico y avanzar en el Hub Aéreo en el aeropuerto Viru Viru en Santa Cruz, el más importante del país, que ayudaría a que Bolivia se convierta “en un gran distribuidor de carga y pasajeros”.

De la misma forma, resaltó algunos de los avances del Gobierno, lo que calificó Rodríguez de “señales positivas”, como la producción de biocombustibles como el bioetanol, iniciada este año.

“Destacamos que en la gestión de 2018, según el pronóstico revisado del Fondo Monetario Internacional, la economía boliviana crecerá 4,5 %, ojalá que este sea el punto de inflexión del cambio de tendencia que era declinante desde 2013”, remarcó Rodríguez.

El gerente manifestó que espera que para 2025 el país no sea dependiente de los recursos extractivos como los hidrocarburos, en especial el gas, y minerales.

“Si el sector de petróleo e hidrocarburos languidece, la respuesta está en el sector agroalimentario que puede multiplicar por seis veces las exportaciones a mediano plazo”, concluyó.