Empresarios piden políticas para bajar dependencia de puertos chilenos

APG

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), la mayor patronal del país, pidió ayer construir una política nacional de puertos para disminuir la dependencia que tiene el comercio exterior boliviano de los puertos chilenos.

“Tenemos que pasar del lamento y las justificaciones a la acción y eso necesariamente pasa primeramente por la definición de una política de Estado”, señaló el presidente de la CEPB, Ronald Nostas, según comunicado de la institución.

El pronunciamiento de la patronal se da a propósito del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya (Países Bajos), que estableció que Chile no tiene la obligación de negociar con Bolivia el acceso soberano al océano Pacífico que al segundo país tropas chilenas le arrebataron en 1879.

La decisión del tribunal de Naciones Unidas sobre la demanda planteada por Bolivia en 2013 se conoció el pasado lunes.

Ante el fallo, expertos en comercio exterior e incluso el mismo Gobierno han hablado de potenciar otras opciones para el comercio exterior del país, que en la actualidad se mueve mayoritariamente por puertos del norte chileno.

El presidente de la CEPB sostuvo que Bolivia tiene alternativas portuarias y puede “abrir nuevos espacios en países con acceso a los océanos Atlántico y Pacífico”.

Entre estas alternativas, Nostas mencionó un puerto soberano sobre el río Paraguay, el acceso preferencial en el puerto peruano de Ilo, concesiones portuarias en Argentina y Uruguay y el acceso a un puerto sobre el río Madera y obviamente, uso de los puertos de Chile, en virtud del Tratado de 1904, además de proyectos factibles de puertos secos en nuestro territorio.

“Por eso mismo debe implementarse una política general que incluya normas de gestión y administración, mecanismos de promoción y financiamiento, aplicación de preferencias arancelarias y puertos secos, además de espacios de coordinación y protección”, remarcó.

Para el empresario, esta política de puertos debe tener una visión de articulación pública y privada, a través de un mecanismo de planificación y evaluación conjunta que incluya a sectores como los exportadores, importadores, transportistas, productores y despachantes de aduana.

En representación del sector público debieran estar la Cancillería, el Ministerio de Obras Públicas, la Administradora Boliviana de Servicios Portuarios y la Aduana Nacional, agregó.

Insistió en la necesidad de incluir al sector privado en el debate de medidas integrales para hallar mecanismos que disminuyan los efectos adversos de que el país no cuente con litoral.

En relación a la habilitación plena de Ilo y Puerto Busch, sostuvo que son proyectos prioritarios y totalmente factibles, sin embargo puntualizó que “debemos debatir medidas integrales e involucrar a todos los actores que tienen que ver directamente con un propósito tan importante como la búsqueda de mecanismos que disminuyan los efectos de nuestra mediterraneidad”.