Empresas “fantasmas” adulteraron exámenes de admisión de 350 postulantes a la Anapol

APG

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, manifestó ayer que las dos empresas que adulteraron los exámenes de al menos 350 postulantes a la Academia Nacional de Policías (Anapol) son “fantasmas” y los implicados son nueve, de los que un oficial y un médico ya guardan detención preventiva.

“En el marco de la investigación se allanaron varios lugares y se procedió a la aprehensión de nueve implicados, las cuales fueron remitidas a dos a las cárceles de La Paz por disposición de la juez, Claudia Castro”, indicó.

Detalló que al menos siete personas fingían ser empleados de las empresas “fantasmas” Anstrngung y Sipcoes contratadas para el procedimiento ilegal de admisión de los postulantes.

Ante la manipulación y comisión de una serie de delitos en el intento de favorecer, por la vía de la corrupción a los postulantes, el Ministerio de Gobierno presentó una querella criminal contra la organización criminal que afectó la imagen de la Policía y del primer instituto de formación profesional, dijo.

Agregó que en la investigación se constató la alteración del mecanismo de selección de acuerdo a rendimiento académico, méritos, pruebas de suficiencia física y otros suplantando documentos y falseando sellos, firmas y cobros irregulares.

Por ello, dijo que se inició con la revisión exhaustiva de los documentos de 350 postulantes admitidos irregularmente para el ingreso a la Anapol.

Desde las denuncias de irregularidades en el procedimiento de selección, manifestó que se revisaron hasta el momento el 50% de las carpetas de admisión de los postulantes.

Libres

De otra parte, Romero informó que la justicia decidió dejar en libertad a personeros de dos empresas “fantasma” involucradas en el caso de corrupción, en que se suplantaron exámenes de ingreso a la Academia Nacional de Policía (Anapol).

Según el Ministro, se aprehendió a nueve personas por este caso, de las cuales dos (el teniente Freddy Tiñini y la médico Fanny Mollendo) fueron enviados a la cárcel, pero el resto de los implicados, que son miembros de las empresas Anstrngung y Sipcoes, fueron liberados.

“Se ha verificado que eran empresas fantasmas dado que las direcciones que han presentado estas empresas no correspondían a sus oficinas, por lo cual se ha procedido también al allanamiento y la detención de estas personas que lamentablemente fueron liberadas por la autoridad jurisdiccional”, añadió Romero en entrevista con el canal estatal.

No obstante, el Ministro aclaró que aún estas personas deben presentarse a prestar declaraciones informativas.

Explicó que las empresas Anstrngung y Sipcoes, contratadas para el proceso de admisión en la Anapol, imprimieron una cantidad superior a la estipulada por contrato, para suplantar los documentos previa “negociación” de los postulantes.

La irregularidad se descubrió después de evidenciar que había diferencias de grafía entre las diferentes pruebas que dieron los postulantes. Romero indicó que dos terceras partes de los exámenes de ingreso a la Anapol fueron adulterados.