Envían a la cárcel al agresor sexual de niña con síndrome de Down en Sucre

La jueza Quinto de Instrucción en lo Penal de Sucre, Odalys Serrano, determinó la detención preventiva en la cárcel San Roque a José Bernardo Medrano Melendres, autor confeso de vejar sexualmente a una niña de 9 años de edad con síndrome de Down.

La detención preventiva del imputado se registró dos semanas después de que un hombre de 21 años, fuera procesado como el culpable de ese crimen.

“Ahora se detuvo preventivamente por la comisión del ilícito con agravante a una menor de edad que tiene cierto grado de discapacidad y en atención a que se trajeron a esta audiencia elementos de prueba suficientes que acreditan la probabilidad de autoría respecto a este ciudadano”, informó al concluir la audiencia cautelar del imputado.

Medrano Melendres, de 20 años de edad, es soltero, oriundo de Sucre, albañil de oficio y tiene antecedentes penales.

“Se acreditó la presunción de riegos procesales, estamos hablando de existencia de trabajo, aunque si el elemento de domicilio, toda vez que se allanó el domicilio donde se encontraron las prendas de este individuo”, agregó.

Por su parte, la jueza Tercera de Instrucción en lo Penal, Ximena Mendizábal, determinó la libertad irrestricta de Alfredo P., acusado injustamente de ese hecho, después que se conocieran los resultados del examen pericial de genética, que reveló su inocencia.

“Todo esto queda claro, porque si el imputado no participó en el hecho y no es la persona que se ve en las cámaras (…), en mérito a lo expuesto la suscrita juez de juzgado Tercero de la Capital dispone la libertad irrestricta de Alfredo P.”, expresó al concluir la audiencia del caso.

La detención del primero, prescrita por la Fiscalía Departamental y la jueza Mendizábal, que lo remitió en reclusión, parece ensombrecer el formato de investigación en ese caso.

Iniciarán acciones

El abogado defensor de Alfredo P., Cristian Arancibia, y sus familiares, luego de conocer el fallo, anunciaron que este lunes, iniciarán acciones contra el sistema judicial que vulneró el derecho a la libertad de locomoción, la dignidad y la horna de su defendido.

“Como podrán ustedes ver está muy conmocionada la familia, lo que más desea Alfredo es llegar a su domicilio, donde dos semanas no pudo pernoctar y estar con su mamá”, indicó.

Ese caso consternó a toda la población boliviana, incluyendo al presidente Evo Morales, quien pidió celeridad en las investigaciones, mientras que el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades solicitó a las autoridades jurisdiccionales una sanción de 30 años de cárcel contra el agresor.